EEUU sopesa reforzar seguridad de sus embajadas

El gobierno de Estados Unidos le está pidiendo a todas sus sedes diplomáticas en el extranjero que revisen sus medidas de seguridad y el Departamento de Estado dijo que otorgará más ayuda a las embajadas y consulados que lo necesiten.

La iniciativa surgió mientras la Comisión de Inteligencia del Senado se apresta a difundir partes de un informe que documenta los abusos de la CIA en contra de sospechosos de terrorismo después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. La CIA ha impugnado las conclusiones del informe.

La revelación de las intenciones del Departamento de Estado de reforzar la seguridad fue hecha a través de una carta reciente al senador Jim Risch, un republicano por Idaho. El Departamento indicó en la carta que cada sede diplomática estadounidense estaba revisando sus medidas de seguridad para proteger al personal, las instalaciones y los intereses estadounidenses, incluidos los de ciudadanos y negocios particulares.

El Departamento de Estado lamentó que la forma en que se han presentado públicamente algunos de sus métodos de interrogatorio fuertes --incluso con investigadores del Senado describiendo casos de tortura-- pueda llevar a una "gama de reacciones" en todo el mundo.

Risch y otros republicanos habían expresado anteriormente preocupaciones acerca de si debían difundirse públicamente la síntesis y las conclusiones del llamado "informe de la tortura", temiendo que ocurriere otro hecho "tipo Bengasi". Está por cumplirse el segundo aniversario del ataque al consulado estadounidense en Bengasi, Libia, que mató al embajador Chris Stevens y otros tres estadounidenses.

"Sobre la base de estas discusiones en curso con nuestras oficinas en el extranjero, estamos preparados para responder a las solicitudes de apoyo de seguridad adicional", dijo Chad Kreikemeier, el funcionario designado por el Departamento de Estado para relaciones con legisladores, en una carta escrita el 29 de agosto y dirigida a Risch. The Associated Press obtuvo una copia.