Misterio rodea caída de avión en mar de Jamaica

Grupos de rescate peinaron el sábado las aguas frente a la costa de Jamaica pero no lograron encontrar los restos avistados la víspera, lo cual dificulta los esfuerzos para resolver el misterio que rodea a la caída de un pequeño avión que efectuó una extraña travesía de 2.735 kilómetros (1.700 millas) al parecer con el piloto incapacitado y en el que iba una pareja acaudalada del estado de Nueva York.

Las autoridades de Jamaica dijeron que un avión militar posiblemente había avistado el viernes en la noche los restos del turbohélice Socata TBM700 monomotor en aguas frente a la costa noreste de la isla, a unos 38 kilómetros (24 millas) de la localidad costera de Puerto Antonio.

El mando militar de la isla afirmó en un comunicado que las autoridades de Jamaica y Estados Unidos consideraron que el avistamiento "coincidía con un campo de restos de alto impacto".

Sin embargo, la comandante de la Guardia Costera de Jamaica, Antonette Wemyss-Gorman, dijo el sábado que ya no fueron avistados los restos flotantes. "Tendríamos que suponer que se hundieron", agregó.

La zona de mar donde cayó el avión privado de fabricación francesa tiene una profundidad de hasta 2.000 metros (más de 6.500 pies), según Leroy Lindsay, director general de la autoridad de aeronáutica civil de Jamaica.

Lindsay dijo que las autoridades francesas ofrecieron su asistencia para reflotar los restos del aparato cuando sean encontrados en las profundidades del océano.

En el avión viajaban el empresario de bienes raíces de Rochester, Nueva York, Laurence Glazer, y su esposa empresaria, Jane; ambos tenían experiencia de pilotos.

El viernes, aviones de combate fueron enviados para que se acercaran al avión que no respondía a la comunicación y los pilotos observaron que el piloto iba reclinado y las ventanillas estaban empañadas. Las autoridades dijeron que el avión se estrelló en el mar al agotársele el combustible al menos a 22 kilómetros (14 millas) de la costa noreste de Jamaica.

___

Joan Lowy informó desde Washington. Los periodistas de The Associated Press Jennifer Peltz, en la ciudad de Nueva York; Carolyn Thompson, en Buffalo, Nueva York; George M. Walsh, en Albany, Nueva York; y Judith Ausuebel, en el Centro de Investigación de Información Noticiosa en Nueva York, contribuyeron a este despacho.