Asesinan a familia en Florida; cae sospechoso

Greg y Margaret Brown, su hija Megan y su hijo autista se mudaron de Pennsylvania a Florida hace un par de meses en busca de un nuevo inicio después de administrar una granja de crianza y pensión de caballos y perros.

"Estaremos por un tiempo en Hudson, Florida", se indicaba en la página de internet de la granja.

Luego vinieron los problemas.

El jueves, los agentes de la policía del condado Pasco que decidieron ver cómo se encontraba la familia detectaron un mal olor en el área, y condujeron tres cuartos de milla más hasta dar con un escenario macabro: los cadáveres de dos hombres y dos mujeres, apilados unos sobre otros en campo abierto. Aparentemente habían pasado desapercibidos por varios días.

El departamento de policía identificó provisoriamente a las víctimas el sábado como Megan Brown, de 27 años; sus padres, Margaret y Greg Brown, ambos de 52; y otro hombre, Nicholas Leonard.

La familia Brown vivió recientemente en Lehigh Valley, Pennsylvania, al igual que Adam Matos, de 28 años y a quien la policía ha señalado como el único sospechoso del crimen. Matos no ha sido acusado y negó cualquier implicación en la muerte ante los reporteros poco después que las autoridades lo hallaron el viernes por la noche en compañía de su hijo en un hotel del centro de Tampa.

El sábado se presentó ante una corte del condado Hillsborough el sábado por una orden de aprehensión antes de ser transferido a la cárcel del condado Pasco.

La policía dijo que Matos --que se cree es el padre del hijo de cuatro años de Megan Brown-- había estado viviendo con los Brown en una casa alquilada junto al canal que da al Golfo de México en Hudson, poblado en el condado Pasco y aproximadamente a hora y media al noroeste del centro de Tampa. Tanto Matos como Megan Brown habían obtenido empleos en restaurantes cerca de casa.

Brown trabajaba en un lugar llamado The Fisherman's Shack, una construcción de madera no muy lejos del canal.

"Ella era una persona maravillosa", dijo la empleada Kristina Graham el sábado. "No la conocía muy bien. Pero dijo que tenía problemas con su ex novio".

Nick Leonard, la otra víctima hallada cerca de la casa, solía acudir a ese bar. El y Brown eran amigos, indicó Graham, y él no vivía en esa casa. Leonard era de Florida, agregó.

Los detectives asignados al caso ofrecieron pocos detalles sobre la evidencia que vincula a Matos con el triple homicidio. El policía Chris Nocco, del condado Pasco, dijo que Matos fue visto en el área de Hudson recientemente y en poco tiempo fue considerado sospechoso.

Documentos de la corte en Pennsylvania muestran que Matos había sido detenido varias veces por acoso, robo, asalto, allanamiento de morada, agresión y por conducir en estado de ebriedad. Se declaró culpable de algunos de los cargos, y otros al parecer fueron desestimados.

El sábado se presentó en la corte por una orden de aprehensión del condado Pasco, donde era buscado por un cargo de agresión derivado de un incidente del 28 de agosto, cuando Megan Brown llamó a la policía y dijo que Matos la amenazó con un cuchillo antes de huir, de acuerdo con Nocco. La mujer dijo a los investigadores que le temía a Matos, pero las autoridades no lo pudieron encontrar.

Una semana después, la policía encontró los cadáveres y descubrieron que el niño estaba desaparecido. Las autoridades iniciaron una búsqueda de Matos y el menor. Matos fue arrestado en el Floridan Palace Hotel, donde se hospedaba con el niño, que presenta autismo.

Se han realizado pruebas de DNA a fin de determinar si Matos es el padre del menor, que se encuentra ileso y en custodia del estado.

___

El periodista de The Associated Press Michael Rubinkam reportó desde Allentown, Pennsylvania.

Tamara Lush está en Twitter como: http://twitter.com/tamaralush