Calva de James Franco llama la atención en Venecia

James Franco fue elogiado el viernes como un cineasta visionario durante la proyección de su más reciente cinta en el Festival de Cine de Venecia. Sin embargo, todos hacían comentarios sobre su cabeza.

El impredecible actor-director se rasuró la cabeza para su papel de un cinéfilo obsesivo en la cinta "Zeroville", y se presentó en la alfombra roja luciendo en la nuca un tatuaje falso de Elizabeth Taylor y Montgomery Clift.

Durante el festival, Franco recibió el "Premio Gloria al Cineasta" en reconocimiento a su obra, y aprovechó la ceremonia para rodar escenas de "Zeroville", en la que aparecen estrellas cinematográficas de la década de 1970.

El cineasta fue filmado cuando subía a un escenario frente a un letrero del 35to Festival de Cine de Venecia que se efectuó en 1977.

Franco dijo a The Associated Press que la cinta, adaptada de la novela de Steve Erickson, trata de "un hombre al que extasían las películas, que se han convertido en un religión para esa persona".

Todo esto sigue a la quijotesca travesía del personaje por el Hollywood de las décadas de 1970 y 1980, e incluye una escena montada en el festival cinematográfico de Venecia.

La cinta "The Sound and the Fury", adaptada de la novela de William Faulkner y dirigida por Franco, es proyectada en el festival fuera de competencia.