Santos denuncia muerte de policía en paro agrario

El presidente Juan Manuel Santos denunció el domingo que un policía fue asesinado en el marco de un paro agrario que ya llega al séptimo día y que el mandatario dijo que no existía.

"Ayer (sábado) entre (los municipios de) Pacho y Zipaquirá (en el central departamento de Cundinamarca), unos policías se bajaron del automóvil para limpiar unos despojos en una carretera y le dispararon a un policía y lo mataron, el subintendente Luis Mauricio Torrado Marino", sostuvo el jefe de Estado durante un acto público en el centro de Bogotá.

"Ese es el tipo de manifestaciones violentas que no debemos ni podemos tolerar", enfatizó.

Aunque no señaló a nadie directamente como responsable del asesinato del policía Torrado, el mandatario descartó que hubieran sido los campesinos que participan en las protestas. "Yo estoy absolutamente seguro que no fueron los campesinos, ni con su visto bueno, no tuvieron nada que ver con este asesinato de este héroe de la Patria".

En concepto de Santos, hay que proteger "los derechos de nuestros policías, son seres humanos que arriesgan sus vidas todos los días por darnos tranquilidad".

Sobre el paro agrario, el gobernante sostuvo que no existe, aunque defendió el derecho de la gente de bien a protestar democráticamente.

"El tal paro nacional agrario no existe... Pero hay otro tipo de personas que están aprovechando para causar un daño terrible y ahí el Estado va a ser absoluta y totalmente contundente contra esos violentos", insistió.

En tanto, el director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino, explicó que la entidad ha establecido puntos de control en vías de varias partes del país y ha detenido muchos violentos.

Sobre el policía asesinado, Palomino dijo que llevaba más de 16 años en la institución y que prácticamente todo ese tiempo prestó sus servicios en municipios campesinos.

El gobierno de Santos ha exigido a los campesinos que levanten todos los bloqueos viales, al menos 21 en siete de los 32 departamentos del país, para negociar sus exigencias, que van desde la entrega de subsidios a los productores de papa, leche y cebolla, entre otros, hasta reducir el volumen de importaciones de esos alimentos.

El paro de pequeños y medianos agricultores de al menos ocho productos comenzó el 19 de agosto y se mantiene de forma indefinida, aunque en los primeros días la manifestación fue pacífica, con sólo algunos brotes de violencia.

Sin suerte, en Tunja, capital del departamento de Boyacá, a 130 kilómetros al noreste d Bogotá, el ministro de Agricultura Francisco Estupiñán se reunió hasta el amanecer del domingo con los voceros del paro agrario para tratar de buscar una solución a la crisis.