Teixeira y Headley dan triunfo sorpresa a Yanquis

Chase Headley recordó cuando veía de niño los partidos de los Yanquis de Nueva York y después como jugador.

"Uno esperaba (ser protagonista) del momento mágico, del gran imparable, el jugador para superar la coyuntura adversa", dijo. "Como que uno aprende a vivir con esa esperanza", afirmó.

El jueves en la noche, Headley y Mark Teixeira escenificaron uno de esos instantes imborrables que alientan la convicción de los Yanquis de que tienen capacidad para lanzar una ofensiva y regresar a los playoffs después de un año de ausencia.

Teixeira conectó el jonrón del empate a Koji Uehara al abrir la novena y Headley sacudió un bambinazo cuando iba un out para que Nueva York diera la voltereta y derrotara sorpresivamente 5-4 a los Medias Rojas de Boston.

"Dos jonrones en la novena, no sucede con frecuencia", dijo Teixeira. "Fue una gran victoria. Fue como sacar el triunfo de la bolsa al contrario", agregó.

David Ortiz conectó dos jonrones a Chris Capuano y los Medias Rojas se pusieron en ventaja 3-0 en las primeras tres entradas.

Después de que Derek Jeter empujara dos carreras con un doble y anotara con un sencillo de Carlos Beltrán en la baja de la tercera, Brock Holt sacudió un bambinazo en la quinta y Boston se puso arriba 4-3.

Rich Hill, Esmil Rogers, Josh Outman, Shawn Kelley y Adam Warren (3-5) compartieron el montículo y toleraron un hit en cuatro entradas dos tercios; los Yanquis estaban una carrera abajo.

Nueva York sólo había conseguido un imparable desde el tercer capítulo antes de que Teixeira conectara una pelota que fue foul con cuenta de 2-2; después sacudió su vuelacercas que cayó en el segundo piso de las gradas frente al jardín derecho que se convirtió en su 21ro de la campaña y su primero desde el 17 de agosto.

"Yo había estado muy mal en las últimas semanas", declaró Teixeira, quien acumulaba una mala racha de bateo antes del partido: de 44-6 (.136).

Después de un elevado de Brian McCann que terminó en out, Headley tenía cuanta de 3-2 cuando sacudió el siguiente cuadrangular a Uehara (6-5); la pelota cayó en las gradas frente al jardín derecho.

Headley lanzó su casco cuando se acercaba al plato, donde lo recibieron con júbilo sus compañeros; Brett Gardner le vació encima después una cuba naranja de Gatorade.

Headley conectó su segundo imparable que resulta en victoria desde que los Yanquis lo adquirieron de San Diego el 22 de julio. En la noche de su llegada, Headley consiguió un sencillo en la 14ta entrada que dio a Nueva York la victoria por 2-1 sobre Texas.

En otros partidos de la Liga Americana, Baltimore 9, Cincinnati 7; Detroit 11, Cleveland 4, 11 innings; Toronto 1, Tampa Bay 0, 10 innings; Seattle 10, Texas 2, y L.A. (Angelinos) 5, Minnesota 4.

En la Liga Nacional, Baltimore 9, Cincinnati 7; San Luis 3, Milwaukee 2 y Arizona 5, San Diego 1.