Argentina: Senado aprueba cambio de pago deuda

El oficialismo logró el jueves la aprobación en el Senado de un proyecto de ley que contempla la emisión de nuevos títulos públicos bajo jurisdicción argentina y francesa para sortear la prohibición de pago de la deuda que ordenó un juez neoyorquino.

La iniciativa, que aún debe ser tratada en la Cámara de Diputados, fue aprobada en la madrugada por 39 votos a favor, 27 en contra y dos abstenciones luego de nueve horas de debate.

El proyecto pretende sortear el bloqueo que a fines de junio aplicó el juez Thomas Griesa al pago de vencimientos de títulos por unos 540 millones de dólares a los bonistas que entraron a dos canjes de deuda en 2005 y 2010, al entender que los fondos que litigaron contra Argentina en Nueva York y ganaron un juicio histórico deben cobrar antes y al contado 1.600 millones de dólares de bonos en cese de pagos desde 2001.

La imposibilidad de cobrar esos vencimientos hizo que calificadoras de riesgo declararan a Argentina en default el 30 de julio.

El proyecto legislativo introduce la posibilidad de que los tenedores de títulos de la deuda puedan optar por solicitar un cambio en la legislación y jurisdicción aplicable a sus títulos. Argentina podrá así instrumentar un canje por nuevos títulos públicos regidos por legislación y jurisdicción local o por legislación y jurisdicción de Francia.

La iniciativa propone declarar de interés público la reestructuración de la deuda y un pago que comprenda al cien por ciento de los tenedores de títulos públicos en condiciones justas, equitativas, legales y sustentables.

El cambio de domicilio para efectuar las cancelaciones obedece a que el gobierno revocó la autorización al Bank of New York-Mellon para operar en el país al considerar que incumplió el contrato como agente fiduciario luego de que, por orden del juez Griesa, no hizo efectivo el pago que el gobierno realizó de los vencimientos de la deuda reestructurada a fines de junio.

La iniciativa obedece además a la necesidad de pagar nuevos vencimientos por unos 200 millones de dólares el 30 de septiembre.

El oficialismo defendió la iniciativa al señalar que "está en juego la soberanía nacional" y criticó a los litigantes, a los que llama fondos buitre, por pretender cobrar una deuda obtenida de forma especulativa.

El oficialista Aníbal Fernández señaló que "cuando el agente fiduciario está incapacitado para actuar la Argentina podrá removerlo, sin perjuicio del derecho que asiste a los tenedores de designar a un nuevo agente fiduciario".

Opositores objetaron que muchos de los tenedores de bonos de las reestructuraciones no aceptarán el cambio de domicilio de pago y criticaron la forma en que el gobierno manejó el conflicto.

Uno de los cambios que el oficialismo introdujo en el resistido proyecto fue la inclusión de Francia como jurisdicción de pago alternativa, así como la creación de una comisión bicameral para investigar el origen y seguimiento de la deuda externa para decidir si es legítima.