Rusia y Ucrania trabajan en plan de cese al fuego

Rusia y Ucrania indicaron el miércoles que trabajan en un acuerdo para poner fin a meses de combates en el este ucraniano, un anuncio que amenaza con eclipsar una cumbre de la OTAN sobre la crisis que ha enfriado las relaciones entre Oriente y Occidente.

Líderes occidentales expresaron algo de escepticismo en torno al plan, al hacer notar que no es el primer intento en establecer una tregua y que los esfuerzos anteriores fracasaron.

Después de una conversación telefónica con el presidente ruso Vladimir Putin, la oficina del mandatario ucraniano Petro Poroshenko dijo que ambos líderes habían acordado tomar medidas para un cese al fuego.

En una declaración televisada, Putin especificó un plan de siete puntos para poner fin a las hostilidades en el este de Ucrania, donde separatistas respaldados por Rusia se apuntaron triunfos significativos la semana pasada luego de cuatro meses de enfrentamientos.

Putin, en declaraciones vertidas durante una visita a Mongolia, dijo que los rebeldes deberían detener su ofensiva, al tiempo que las fuerzas del gobierno ucraniano deberían retirarse a una distancia que les imposibilitara usar artillería y cohetes contra áreas residenciales. Exhortó también a un monitoreo internacional de la tregua, un intercambio de prisioneros y la entrega de ayuda humanitaria a regiones devastadas por la guerra.

Representantes de Rusia, Ucrania, los rebeldes y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa podrían concluir el acuerdo de paz incluso el viernes, señaló Putin.

Poroshenko también expresó sus esperanzas de que las conversaciones de paz el viernes en la capital bielorrusa de Minsk les permitan a ambas partes "dar pasos reales para alcanzar la paz".

Analizó el plan con la canciller alemana Angela Merkel, e indicó que debería incluir que la OSCE monitoree el cese al fuego, el retiro de las tropas extranjeras, el establecimiento de una zona de distensión en la frontera y la liberación de todos los prisioneros ucranianos retenidos en Rusia, de acuerdo con su oficina.

El líder ucraniano se reunió con Putin en Minsk la semana pasada, pero no anunciaron ningún acuerdo después de esa sesión. Desde sus conversaciones, los rebeldes han revertido rápidamente los avances militares de Ucrania en el este, infringiéndoles duras pérdidas a las tropas gubernamentales y obligándolas a batirse en retirada.

Autoridades ucranianas dijeron el miércoles que se han recuperado los cuerpos de 87 soldados de un área cercana a la ciudad de Ilovasyk, el sitio de una horrorosa derrota gubernamental el fin de semana.

Ucrania y Occidente dicen que la ofensiva rebelde está encabezada por unidades del ejército ruso, acusación que el Kremlin ha refutado.

El presidente estadounidense Barack Obama rechazó el miércoles las negativas de Moscú, diciendo que "fuerzas de combate rusas, con armas rusas y tanques rusos" se encuentran en el este de Ucrania.

Obama, durante un viaje que hizo a Estonia para tranquilizar a sus aliados a lo largo de la frontera con Rusia, dijo que es prematuro decir si la tregua anunciada se mantendrá, al tiempo que hizo notar que "no hemos visto que se le dé mucho seguimiento a los así llamados cese al fuego".

Los combates en el este de Ucrania han dejado casi 2.600 muertos y obligado a más de 340.000 personas a abandonar sus hogares, según las Naciones Unidas.

___

Isachenkov reportó desde Moscú. Peter Leonard en Mariupol, Ucrania, Lynn Berry y Nataliya Vasilyeva en Moscú y Geir Moulson en Berlín contribuyeron con este despacho.