Ejército censura informe de derechos en Tailandia

La junta militar que gobierna Tailandia obligó el martes a un grupo de derechos humanos a cancelar la presentación de un informe sobre la precaria situación de los derechos en el país del sureste asiático, tres meses después de que el ejército diera un golpe de estado.

En una carta, el ejército dijo al grupo Abogados Tailandeses por los Derechos Humanos, que tiene su sede en Bangkok, que si estaba preocupado por la falta de expresión o el acceso al sistema de justicia debe reportarlo a ellos a través de un número telefónico especialmente para ello en el Ministerio del Interior.

El grupo condenó la presión del gobierno, diciendo en un comunicado que "crea una atmósfera de temor en la sociedad" y priva a las personas de sus derechos.

Abogados Tailandeses por los Derechos Humanos planeaba convocar a un panel de discusión sobre el tema y dar a conocer el reporte titulado "Acceso a la Justicia en Tailandia: No Disponible Actualmente".

El golpe del 22 de mayo depuso al gobierno electo y la junta ha gobernado desde entonces y no ha mostrado tolerancia a la disidencia. Hay una ley marcial en vigor, las reuniones políticas de más de cinco personas están prohibidas y el ejército ha silenciado a cientos de opositores políticos que alguna vez llegaron a tener mucha convocatoria, los ha detenido brevemente y amenazado con encarcelarlos si se manifiestan o alteran el orden público.

Sutharee Wannasiri, un coordinador de campaña de Amnistía Internacional en Tailandia, que estaba ayudando a organizar el debate del martes, dijo a The Associated Press que soldados lo telefonearon más de 30 veces el lunes pidiéndole que cancelara el evento "porque la situación todavía no es normal".

Varios participantes se presentaron de cualquier forma en el Club de Corresponsales Extranjeros de Tailandia para "leer un comunicado y decir que había amenazas y acoso del ejército", informó Sutharee.

Un comunicado emitido por el grupo de abogados dijo que la carta del ejército fue expuesto como "una solicitud de cooperación". Pero los oficiales dijeron verbalmente que si el evento se realizaba, el grupo podría ser procesado judicialmente, de acuerdo con el comunicado.

Abogados tailandeses por los Derechos Humanos se creó una semana después del golpe militar para monitorear el abuso de derechos humanos y dar ayuda legal a víctimas.