Pakistán: Legisladores respaldan a premier

Legisladores paquistaníes dieron su apoyo al asediado primer ministro el martes en una sesión de emergencia mientras miles de manifestantes concentrados frente al parlamento exigían su renuncia.

En nombre del gobierno, el ministro del Interior ante la sesión conjunta de la Asamblea Nacional y el Senado calificó de "terroristas" a los manifestantes que exigen la renuncia del primer ministro Nawaz Sharif.

"Esta es una revuelta contra Pakistán", dijo Chaudhry Nisar Ali Khan. "Son falsos revolucionarios y son terroristas".

Sharif convocó a la sesión en medio de la mayor amenaza a su régimen desde que asumió hace poco más de un año en la primera transferencia democrática del poder en Pakistán desde su independencia en 1947.

Manifestantes dirigidos por el político opositor Imran Khan y el fogoso clérigo Tahir-ul-Qadri se concentraron en la capital a mediados de agosto para exigir la renuncia de Sharif por presunto fraude en las elecciones del año pasado. Las protestas se volvieron violentas el fin de semana pasado, con choques entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad que dejaron tres muertos y unos 400 heridos.

Miles de manifestantes que atravesaron una barrera en torno al parlamento están acampados en la plaza frente al edificio y han tomado la avenida Constitución, bordeada por la Corte Suprema, la oficina del primer ministro y otras instituciones de gobierno.

No hubo informes de violencia el martes, aunque la ciudad seguía en tensión desde que los manifestantes tomaron brevemente las oficinas de la televisión estatal y la obligaron a suspender brevemente la transmisión.

Sharif no habló ante la sesión, prevista para durar una semana. Pero todos los oradores le dieron su apoyo, incluido el dirigente del Partido Popular Paquistaní, principal opositor.

El dirigente Aitzaz Ahsan criticó a Sharif al señalar que debería haber respondido antes a las inquietudes de los manifestantes. También habló de fraude en las elecciones de mayo de 2013, aunque los observadores internacionales no encontraron indicios de ello.

Pero Ahsan aseguró a Sharif que su partido respaldaba al gobierno, y que es "ilegal e inconstitucional exigir la renuncia del primer ministro de esta manera".