Defienden plan de la minera Glencore en Dominicana

Comerciantes y empresarios de la ciudad dominicana de Bonao protestaron el lunes con una huelga de un día en contra de una ley recién aprobada que declaró zona protegida los terrenos donde la minera multinacional Glencore Xstrata tenía previsto ampliar sus operaciones.

"Estamos pidiendo al presiente Danilo Medina que no promulgue la ley", dijo Ana Miguelina de la Cruz, dirigente de los empresarios de la localidad de Bonao mientras se manifestaba con banderas negras en la principal autopista que conecta Santo Domingo con las ciudades del norte del país.

De la Cruz mantuvo el lunes cerrado su restaurante, ubicado en la carretera, así como un centro comercial situado en la centro de la localidad, 90 kilómetros al norte de la capital. La mayoría de los negocios de Bonao permanecieron cerrados como parte de la huelga "negro y de luto", según comprobó The Associated Press.

A la protesta en favor de la explotación minera en Loma Miranda asistieron dos de los legisladores de la provincia Monseñor Nouel, donde se localiza Bonao, los cuales votaron en contra de la creación de la zona protegida.

El senador Manuel Nova ha insistido en diversas ocasiones que la economía de Bonao se ha beneficiado de la extracción minera, la cual comenzó en 1971.

Los manifestantes insistían que, de ser promulgada la creación de la zona ecológica, cientos de pequeños y medianos empresarios se irían a la quiebra, ya que sus principales clientes son los empleados de la minera Falcondo, filial en el país de Glencore Xstrata.

La Cámara de Diputados y el Senado aprobaron a finales de agosto la polémica legislación que declara reserva ecológica la zona de Loma Miranda, de 42 kilómetros cuadrados, en las provincias Monseñor Nouel y La Vega.

Falcondo compró en 2008 unas 1.380 hectáreas dentro de Loma Miranda para extraer ferroníquel durante 25 años a partir del 2016, y ha insistido que el proyecto es vital para su permanencia en el país, porque la mina que explota en las cercanías de Bonao sólo tiene una vida útil de otros cuatro años.

"Si Falcondo cierra sus puertas, decenas de comercios de Bonao se verán obligados a hacer lo mismo", insistió el director ejecutivo de la cámara de comercio de esa localidad, Luis Rosado.

El presidente Medina tiene como fecha límite el 5 de septiembre para promulgar la ley o modificarla y regresarla al poder legislativo.

La creación de la zona protegida fue aprobada luego de dos años de que grupos ambientalistas y de académicos realizaron diversas protestas callejeras en contra del plan de la minera, al considerar que afectaría la biodiversidad y la generación de agua de Loma Miranda, cuyos manantiales irrigan la zona arrocera más importante del país.

El ministro de Energía y Minas, Pelegrín Castillo, advirtió el lunes que, de ser promulgada la zona protegida, el estado deberá indemnizar a la minera y "los montos de las indemnizaciones constituyen una decisión de alto riesgo", ya que aún no se han calculado de manera oficial.