HRW: Egipto detiene a testigo de matanzas

Human Rights Watch dijo el lunes que uno de los testigos que participaron en su investigación sobre las matanzas en Egipto el año pasado fue detenido, y pidió su liberación.

El grupo asentado en Nueva York dijo en un comunicado que el testigo, Mohamed Tareq, fue detenido durante una protesta en la ciudad de Alejandría el viernes, y se ordenó que quedara recluido hasta completar una investigación.

El grupo dijo que el arresto de Tareq parecía no estar relacionado con su testimonio sobre la violenta dispersión de una sentada organizada por simpatizantes del depuesto presidente islamista Mohamed Morsi a mediados del año pasado.

Pero el grupo dijo que de acuerdo con el abogado de Tareq, de las siete personas inicialmente detenidas junto con él, Tareq fue el único que fue golpeado y el único cuya casa fue cateada, lo que indica que quizá fue detenido por su testimonio. Solo Tareq y otros cuatro continuarán detenidos por 15 días a la espera de la investigación.

Human Rights Watch dijo que Tareq es investigado por su presunta participación en una protesta ilegal, y por pertenecer supuestamente a la Hermandad Musulmana, un grupo que el gobierno ha tachado de organización terrorista.

El grupo pidió que Tareq y otro hombre sean liberados o que se les imputen cargos de manera que no se violen sus derechos.

Un funcionario de seguridad dijo que Tareq, quien previamente enseñó ciencia en la Universidad de Alejandría, también está acusado de manejar portales en redes sociales por internet que "incitan contra la policía y el ejército". El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a informar a la prensa.

Tareq había rendido testimonio sobre la represión contra la protesta de 2013 en la plaza Rabah al-Adawiya, incluido un testimonio grabado sobre cómo recibió balazos en un brazo y el pecho.

Human Rights Watch dijo que la matanza de más de 800 manifestantes en la plaza muy probablemente se trata de un crimen contra la humanidad, y pidió una investigación internacional sobre la participación de funcionarios del gobierno, incluido el presidente Abdul Fatá El Sisi, quien era el jefe del ejército en ese momento. El grupo entrevistó a por lo menos 200 testigos para su reporte.