Insólita elección del jefe del fútbol boliviano

El presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) fue reelegido el lunes en una plaza de forma insólita después que la policía desalojara la reunión de dirigentes ante una amenaza de bomba.

"Me siento más legítimo que antes porque me han posesionado en la calle", dijo Carlos Chávez a periodistas en lunes en la tarde en la ciudad de Trinidad a 390 kilómetros al noreste de La Paz.

La reunión de dirigentes del fútbol boliviano inició el lunes en los salones de una telefónica de Trinidad pero tuvo que ser desalojada ante una amenaza de bomba. La policía halló en el lugar un cartucho de gas lacrimógeno que no llegó a explotar.

A pesar del incidente, la reunión no fue suspendida y se trasladó a una plaza cercana.

Chávez lleva en el cargo ocho años y fue reelegido por otros cuatro en medio de fuertes cuestionamientos de clubes grandes como el Bolívar por malos resultados.

Bolivia acabó en los últimos lugares en las dos eliminatorias mundialistas pasadas y algunos dirigentes han pedido un cambio de timón, pero Chávez rechazó renunciar y buscó alianzas con otros clubes que respaldaron su relección.