Abuela de niño acusa al gobierno de GB de crueldad

Los padres de un niño que padece de un grave tumor cerebral dieron a entender el lunes que se opondrán a los esfuerzos por obligarles a regresar a Gran Bretaña, días después que huyeron a España con el menor de cinco años en busca de un nuevo tratamiento de radiación para el pequeño.

Un juez español ordenó retener a Brett y Naghemeh King durante 72 horas mientras se procede a la traducción de documentos y se consulta a los médicos. Después de ese plazo el magistrado podría prolongar la detención o dejarlos en libertad.

La pareja huyó a España con el niño en la esperanza de vender una propiedad para obtener dinero suficiente para someter al pequeño a un nuevo tratamiento en República Checa o Estados Unidos.

La policía británica los persiguió y emitió una orden de arresto bajo sospecha de negligencia después que el Hospital General de Southampton se dio cuenta de que el pequeño paciente, Ashya King, había sido retirado sin el consentimiento médico.

Las autoridades británicas no se han disculpado por su acción y enviaron policías a España para interrogar a la pareja. El asistente policial Chris Shead, de la policía de Hampshire, dijo que prefería ser criticado por sus acciones que "tener que explicar potencialmente por qué un niño ha perdido la vida".

El caso ha conmovido a Gran Bretaña, que se enorgullece de un servicio de salud para todos sus ciudadanos, pero la saga también ha planteado un debate acerca de si las autoridades tienen el derecho a imponer los tratamientos que determina.

Aun el vocero del primer ministro David Cameron comentó el lunes que en todo el país ha habido gente conmovida por el caso.

Imágenes de televisión han mostrado a los padres del niño subiendo a una patrullera policial española esposados. Cuando la BBC les preguntó qué hacían, la pareja dijo que solo trataba de ayudar a su hijo.

Los dos pertenecen a los Testigos de Jehová, aunque no hay indicios de que hubiesen planteado ninguna cuestión religiosa en torno al tratamiento de su hijito.

En una declaración cargada en YouTube antes de su arresto, la familia explicó su posición.

El padre, Brett King, dijo que cuestionó el consejo de los médicos sobre un tratamiento que había visto en internet. "Me dijeron (los médicos) que con este tipo de cáncer no tendría ningún beneficio", dice mientras acuna al pequeño. "Bueno, volví a mi cuarto y miré portales estadounidenses y franceses y suizos donde tienen un tratamiento con rayos de protones que dijeron lo contrario, que sería muy beneficioso para él".

Esa terapia es un tipo de radiación que aumenta la probabilidad de matar las células cancerosas emitiendo una dosis más fuerte de radiación directamente al tumor. Al contrario que otros tipos de tratamiento del cáncer, no mata indiscriminadamente los tejidos saludables circundantes, de modo que puede tener menos efectos secundarios a corto plazo.

Por su parte la abuela del niño acusó el lunes a las autoridades británicas de crueldad por gestionar la orden de arresto y perseguir a la familia en el exterior después que sus padres lo retiraron de un hospital contraviniendo el consejo médico para llevarlo a España.

Patricia King dijo a la BBC que era "una absoluta desgracia" que su hijo y su nuera fueran acusados de negligencia después de retirar a su hijo del hospital la semana pasada. La familia dijo que las autoridades británicas se negaron a dar al niño el tratamiento que necesita.

___

Los periodistas de The Associated Press Jorge Sainz en Madrid y Maria Cheng en Londres contribuyeron a este despacho.