México: Identifican a 5 de 12 desaparecidos en bar

La Procuraduría mexicana anunció la localización de los restos de 13 personas en una fosa clandestina en las afueras de la ciudad de México y la identificación de cinco de ellos como parte de los 12 jóvenes desaparecidos hace tres meses en la ciudad de México.

El subprocurador federal Renato Sales informó el viernes en un mensaje a la prensa que una persona fue identificada completamente después de realizar estudios genéticos y que en otros cuatro casos se tienen "datos suficientes" para creer que son otros de los jóvenes.

Los restos corresponden a los de dos mujeres y tres hombres identificados como Alan Omar Athiencia Barranco, Gabriela Ruiz Martínez, Rafael Rojo Martínez, Guadalupe Morales Vargas y Josué Piedra Moreno.

Las autoridades anunciaron la víspera la localización de la fosa clandestina con restos humanos en Tlalmanalco, una municipalidad del Estado de México que bordea la capital del país.

Inicialmente se informó de la recuperación de siete cuerpos, pero el viernes Sales dijo que los restos correspondían a 13 personas en total.

Con esto parece concluir una búsqueda de casi tres meses, en uno de los asuntos que más han mantenido la atención en la historia reciente en la capital por lo inusual del caso.

El 26 de mayo, 12 jóvenes desaparecieron a plena luz del día del bar Heaven, a sólo una cuadra del Paseo de la Reforma, una de las arterias principales y más concurridas de la capital.

La principal hipótesis de las autoridades es que los 12 fueron raptados como parte de una disputa entre dos grupos rivales de narcomenudeo en el barrio popular de Tepito, de donde son originarios la mayoría de ellos.

Tepito, en el centro de la capital, es considerado uno de los vecindarios más peligrosos de la urbe y el principal mercado de comercio ilegal de la ciudad.

El subprocurador dijo que las autoridades federales dieron con el rancho y la fosa como resultado de una investigación sobre posesión ilegal de armas.

Tras obtener una orden de cateo por parte de un juez, agentes federales entraron al predio, donde también se incautaron una pistola de 9 milímetros, una escopeta, cinco pares de esposas y un chaleco blindado.

La responsable de servicios periciales de la Procuraduría General de la República, Sara Mónica Alegría, dijo que entre los elementos que les permitieron identificar a las cinco personas estuvieron tatuajes, implantes y prótesis.

Alan Omar Athiencia Barranco fue identificado plenamente tras un cotejo de ADN, mientras que el resto lo fue por los indicios de tatuajes e implantes.

Las autoridades continúan con los trabajos de identificación del resto de los cuerpos.

Hasta ahora no se ha informado si los restos de la 13ra persona está relacionado a los jóvenes que estuvieron en el bar Heaven.

"Los van a terminar verificando a todos", dijo a The Associated Press Ricardo Martínez, abogado de algunas de las familias y quien la víspera había dicho a la AP que autoridades ya le habían notificado que eran 13 cuerpos.

Dijo que la investigación del caso debería quedar en manos de la Procuraduría General de la República, no la de la capital, porque el hallazgo refleja "que es delincuencia organizada", de competencia federal.

La desaparición ha resonado alrededor de la ciudad de nueve millones de habitantes en parte porque muchos han considerado que la capital es un oasis frente a la violencia del narcotráfico que ha afectado otras localidades del país.

Las autoridades de la ciudad de México han insistido desde el secuestro en el bar Heaven que carteles de las drogas no operan en la capital.

Un agente federal en el rancho, que aceptó hablar sólo si no era identificado por no estar autorizado a dar detalles, había dicho a la AP el jueves que la ropa encontrada en los restos les hace creer que hay un 90% de posibilidades de que se trate de las víctimas del Heaven.

Dijo que los siete cuerpos fueron encontrados cubiertos con cal y arena en una fosa de poco más de 1,5 metros de profundidad.

El subprocurador dijo el viernes que además de cal, la fosa había sido cubierta con cemento y asbesto.

___

Contribuyó con esta nota el periodista de The Associated Press en Ciudad de México, Mark Stevenson