ONU: Persisten las tensiones en Colombia

Las tensiones sociales en Colombia persisten y no será fácil superarlas debido a que el país ha estado largo tiempo sometido a un conflicto interno, indicó el jueves Navi Pillay, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

"Durante mi visita he podido observar estas tensiones, incluido en mi viaje al Cauca el martes pasado", dijo Pillay, quien llegó el lunes por la noche para una visita a Colombia hasta el viernes.

Tras casi cinco décadas de conflicto armado interno "no será fácil sobreponerse a todas las tensiones que ha vivido la sociedad como resultado de este conflicto", agregó Pillay al final de un acto en la sede de la cancillería colombiana. Hizo sus declaraciones en inglés y fueron traducidas al español.

Cauca es un departamento en el suroeste del país. Pillay visitó una de sus poblaciones, Santander de Quilichao, donde hay comunidades indígenas y también se han presentado incursiones de grupos armados ilegales, así como de narcotraficantes.

La funcionaria, quien a lo largo de la semana se entrevistó con activistas de derechos humanos, el presidente Juan Manuel Santos y altas autoridades del gobierno, agradeció la prórroga de un año del mandato de su oficina en Colombia hasta el 31 de octubre del 2014. Dicha extensión fue suscrita por Pillay y la canciller colombiana María Angela Holguín en la sede del ministerio.

"Colombia no tiene sino agradecimiento para la oficina... queremos seguir trabajando con ustedes", afirmó Holguín en una breve declaración conjunta con Pillay.

La renovación del mandato de la oficina quedó en suspenso esta semana cuando el propio Santos dijo que estaba analizando si lo prorrogaba porque "Colombia ha avanzado lo suficiente para decir que no necesitamos más oficinas de derechos humanos de las Naciones Unidas en nuestro país".

El planteamiento del mandatario generó de inmediato críticas de los principales grupos no gubernamentales por considerar que en Colombia aún se producen violaciones a los derechos humanos, ya que todavía vive un conflicto armado interno.

La oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos inició operaciones en Colombia en 1997 tras suscribirse un acuerdo un año antes, y desde entonces distintos gobiernos han renovado su mandato por varios períodos, desde un año a cuatro.

El mandato vigente de cuatro años expira el próximo 31 de octubre, según ha dicho la ONU.