NY: Controversia por personajes en Times Square

La policía de Nueva York empezó a distribuir panfletos advirtiendo a turistas que no es obligatorio dar propinas a los personajes disfrazados a cambio de retratarse con ellos en Times Square. Muchos de ellos son inmigrantes hispanos que a duras penas logran subsistir con las propinas que reciben.

En la transitada zona turística, comercial y teatral de Times Square, suelen pasear personas disfrazadas de Elmo, Mickey Mouse, Bob Esponja o incluso la Estatua de la Libertad.

El aviso oficial, suscitado por denuncias de conducta abusiva por parte de los actores, ha provocado una pronunciada disminución en los ingresos que ellos percibían en propinas.

El panfleto, de color rojo, está escrito en inglés, español, chino, alemán y francés, y dice: "Tomarse fotos con los personajes es gratis, dar propina es opcional". Agrega que en caso de que un personaje esté presionando por dinero, se debe llamar a la policía.

Las autoridades municipales insisten en que se vieron obligadas a actuar tras roces recientes entre los personajes y turistas, inclusive niños. El desorden llegó a un máximo la semana pasada cuando un "Hombre Araña" fue acusado de golpear a un policía que le había advertido a una mujer que ella no estaba obligada a pagar.

Algunos de los personajes se quejaron de que con los panfletos, sus ingresos han disminuido marcadamente.

Hugo Gómez, un inmigrante dominicano de 34 años de edad y quien tiene tres hijos, estaba disfrazado de la Estatua de la Libertad. Le dijo a una reportera de la AP que antes de la distribución de los volantes, ganaba unos 150 dólares en propinas por día, y que ahora apenas gana 40.

Alberto Ramírez, un peruano que vive en Nueva Jersey y que estaba disfrazado de Elmo, dice que antes ganaba 40 dólares en ocho horas, y que ahora gana 20.

"Lo único que hace la policía es decirle a la gente muévase, muévase", se quejó Ramírez, quien dijo tener cinco hijos.

El consejo municipal estudia la posibilidad de conceder licencias especiales para los personajes, a fin de regular mejor la actividad.