Primera boda gay en público en Uruguay

No fue el primero, pero fue el primero que se celebró en público: por primera vez una pareja gay se casó en Uruguay a la vista de todos, rodeada de amigos, familiares, decenas de periodistas nacionales y extranjeros, activistas, dirigentes políticos y hasta la embajadora de Estados Unidos, Julyssa Reinoso. El clima fue de algarabía y de fiesta.

"Los declaro unidos en matrimonio", dijo el juez César Comastri, alterando la tradicional fórmula de "marido y mujer". Una lluvia de arroz y pétalos de rosa cayó sobre los cónyuges, los dos hombres, Sergio Miranda y Rodrigo Borda.

Miranda llevaba una camisa con un llamativo estampado colorido y curvilíneo y un saco color lila. Rodrigo, una camisa rosada con lunares y un saco rojo intenso.

"Es un momento personal muy importante, pero también es muy importante para el país. Hay gente que peleó mucho para esto", sostuvo Miranda, de 45 años, tras la ceremonia. "Y es un mensaje muy importante que está emitiendo Uruguay para el resto del mundo, un mensaje de igualdad, de inclusión, de diversidad, donde no hay ciudadanos de primera y de segunda. Mientras países como Rusia tienen leyes nefastas homofóbicas (...) en Uruguay podemos casarnos y celebrar el amor".

Borda, que tiene 39 años, vive en pareja con Miranda desde hace 14 años. Los dos son profesionales de la comunicación.

También hoy en la ciudad de Mercedes, 278 kilómetros al oeste de Montevideo, se casó otra pareja de hombres.

El Parlamento uruguayo aprobó la ley de matrimonio igualitario el 10 de abril. La primera boda gay se realizó el 5 de agosto en una ceremonia privada, en un hospital, porque uno de los dos conyugues estaba gravemente enfermo.

Pocos días después se le otorgó una libreta de casamiento uruguaya a una pareja homosexual que se había casado en 2012 en Argentina.

Con los dos casamientos de hoy ya son cuatro las parejas gay que han contraído enlace en Uruguay.