Protesta a favor de Carlos El Chacal en Venezuela

Al menos 200 personas, entre ellos uno de los hermanos del terrorista venezolano Carlos el Chacal, protestaron el jueves frente a la embajada de Francia en Caracas para exigir su repatriación, tras calificar de secuestro su captura hace 19 años y exigir respeto a sus derechos humanos.

Carlos, autoproclamado revolucionario y cuyo verdadero nombre es Ilich Ramírez Sánchez, cumple dos condenas a cadena perpetua en Francia por un triple asesinato en 1975 y atentados con explosivos en ese país en 1982 y 1983, que dejaron 11 muertos y más de 140 heridos. Ha estado encarcelado desde 1994, cuando agentes franceses lo sacaron de Sudán en un costal. En junio pasado le fue negada una apelación.

Los manifestantes, algunos portando máscaras con el rostro de Carlos, gritaban consignas contra el presidente Francois Hollande, a quien le exigían "¡Devuelve a Ilich Ya!" y agitaba banderas venezolanas y palestinas.

"Se va a actuar en favor de la repatriación de Ilich, porque está secuestrado en Francia a través de un procedimiento ilegal. Esas son actuaciones que se deben llevar tanto en el plano jurídico como en el político", dijo Vladimir Ramírez, hermano menor de "Carlos".

Como parte de las medidas que impulsa su familia, con el apoyo de organizaciones de izquierda y miembros del partido Comunista de Venezuela, se destaca un proceso de recolección de firmas que entregarán en breve al gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro para que exija la repatriación de Ramírez.

El hermano de "Carlos", uno de los hombres más buscados del mundo durante la Guerra Fría, reveló que recientemente tuvo un contacto directo con el canciller venezolano, Elías Jaua, quien le manifestó la intención de "reasumir las acciones a favor del caso Ilich", que incluyen velar por sus derechos humanos, que supuestamente son infringidos por "años continuos de aislamiento, privación intermitente del sueño y agresiones físicas".

Por propia admisión, Ramírez mató al menos 83 personas, pero en el juicio inicial en el 2011 afirmó que no tuvo papel alguno en los cuatro ataques con bomba.

Ramírez comenzó sus actividades armadas con el Frente Popular para la Liberación de Palestina y también estuvo afiliado a grupos terroristas europeos de extrema izquierda.