Disturbios, grave revés para turismo en Egipto

Heshmat Youssef solía tener un ingreso decente cuando trabajaba paseando turistas en su lancha por el río Nilo. Desde que se desencadenaron los desórdenes políticos, el negocio se ha extinguido más rápido que agua en el desierto.

Los disturbios y las muertes que aumentaron después del 14 de agosto con la represión de los seguidores del derrocado presidente Mohamed Morsi han asestado un grave revés a la industria del turismo de Egipto, que hasta hace poco constituía más del 11% del Producto Interno Bruto (PIB) y casi un 20% de sus ingresos de divisas extranjeras.

El presidente de Compañía de Aeropuertos Egipcios, Gad el-Karim Nasr, dijo que las llegadas a los aeropuertos egipcios decrecieron más del 40% desde el domingo hasta el martes con respecto a los mismos días de la semana previa. Indicó que en la misma fracción de tiempo, 13.000 turistas, en su mayoría de Alemania e Italia, dejaron los balnearios del Mar Rojo, de Sharm el-Sheik y Hurghada, y que sólo hubo 3.000 nuevas llegadas.

Mientras los gobiernos de Estados Unidos y Europa recomiendan a sus ciudadanos que eviten viajar a Egipto, los ingresos de uno de cada ocho egipcios que viven del turismo se han visto amenazados.

"Deseamos vivir con estabilidad y que el turismo regrese", destacó Youssef, que no ha visto a visitantes de vacaciones en semanas. "Estamos muy cansados", agregó.

El más reciente revés tuvo lugar justo cuando la industria del turismo en Egipto, que trajo más de 10.000 millones de dólares a la economía el año pasado, se recuperaba lentamente del golpe sufrido por la revuelta del 2011 cuando fue derrocado el presidente Hosni Mubarak.

Esa revuelta provocó que varias agencias estadounidenses se retiraran de Egipto.

Pero el descenso de visitantes estadounidenses, que iban a los monumentos como las pirámides en el norte de El Cairo y las tumbas y templos del valle del Nilo, no afectó al resistente mercado europeo. Cada año, millones de europeos que buscan el sol se concentran en las playas del Mar Rojo lejos del bullicio de las ciudades.

Actualmente, el mercado europeo también está desapareciendo.

Las principales empresas de viajes europeas han cancelado sus reservas hasta octubre después de ver escenas televisadas del caos y de que los gobiernos europeos advirtieran a sus viajeros que eviten Egipto.

"Hemos cancelado todos los viajes hasta el 15 de septiembre, indicó.

Anja Braun, portavoz de TUI, una de las principales agencias de viajes de Alemania, dijo que han cancelado todos los viajes a Egipto hasta el 15 de septiembre. Los clientes pueden volver a hacer reservas de sus viajes a otros puntos sin pagar multa o se les puede devolver su dinero, indicó.

Una de las principales agencias de turismo de Italia, Costa Crociere SpA, canceló todos los cruceros al Mar Rojo y escalas en Egipto hasta la temporada invernal de 2013-2014.

"Egipto es el principal punto turístico para los italianos", destacó Massimo Broccoli, director comercial de la agencia Veratour. "Con toda claridad habrá un impacto económico", añadió.

En Francia, la Asociación de Operadores de Viajes suspendió sus viajes a El Cairo, el Mar Rojo y todas las otras ciudades hasta futuro aviso.

Inclusive el lucrativo mercado de Rusia, de donde procede el mayor número de turistas extranjeros con un 14%, está sintiendo los efectos.

Aún se ven aviones que parten de los aeropuertos de Moscú con destino a Egipto, colmados de viajeros que pagaron por sus viajes y no pueden cancelar sin evitar el pago de multas. Pero la Asociación de Operadores de Viajes de Rusia informa que un 30% de los paquetes futuros de viajes a Egipto han sido cancelados.

"Hemos ofrecido soluciones individuales para turistas preocupados que desean regresar pronto a sus países", señaló Braun, de TUI, que había llevado unos 6.000 turistas a los balnearios del Mar Rojo, la semana pasada. "Pero hasta el momento menos de 100 personas han aceptado la oferta de cortar sus vacaciones".

Sin embargo hay otro tipo de viajeros que sigue viajando a Egipto ya sea porque considera que puede evitar los problemas o porque no puede cancelar sus planes sin pagar multa.

Quienes se aventuran a viajar a la nación norafricana se encuentran con que los restaurantes y bares cierran temprano debido a un toque de queda en El Cairo y en muchas otras áreas con excepción del Mar Rojo. Las presentaciones folklóricas y eventos culturales han sido cancelados. Y los museos están abiertos unas cuantas horas al día.

Ahora que ya no hay turistas, Youssef ha recurrido a tomar un trabajo como guardia de seguridad en una tienda. Los 43 dólares que gana mensualmente sirven para mantener a 10 personas en su familia, su esposa, sus cuatro hijos, además de su hermana y sus tres hijos.

"Todos se están prestando mutuamente", comentó. "Juro por Dios, que ésta no es vida".

___

Grieshaber informó desde Berlín. Los periodistas de The Associated Press, Robert H. Reid en Berlín, Michele Barbero desde Roma, Lori Hinnant desde Paris, Matti Huuhtanen desde Helsinski y Dusan Stojanovic desde Belgrado contribuyeron a este despacho.