Manning recibe la sanción más dura por filtración

El soldado estadounidense Bradley Manning fue sentenciado a 35 años en prisión por entregar un cúmulo sin precedentes de documentos militares y diplomáticos secretos a WikiLeaks, la pena más dura que se ha dado en la historia de Estados Unidos por filtrar información a medios de comunicación.

Flanqueado por sus abogados, Manning, de 25 años, no evidenció ninguna reacción mientras la jueza militar, la coronela Denise Lind, anunció el castigo sin ninguna explicación en una audiencia que duró apenas algunos minutos.

Se pudo escuchar un grito ahogado entre los espectadores y se vio a una mujer cubriéndose el rostro con las manos. Luego, cuando los guardias se apresuraron a sacar a Manning de la sala del tribunal, una media decena de simpatizantes gritaron desde atrás: "¡Seguiremos peleando por ti, Bradley!" y "¡Eres nuestro héroe!".

Con buen comportamiento y los más de tres años que estuvo detenido, Manning podría salir en siete años, dijo su abogado David Coombs. Manning también fue degradado a soldado raso y dado de baja deshonrosamente.

La sentencia encendió el añejo debate sobre si Manning fue un informante o un traidor por divulgar más de 700.000 documentos militares y diplomáticos, además de imágenes del campo de batalla al portal WikiLeaks, especializado en revelar información confidencial. Tan sólo por el volumen, fue la mayor filtración de material secreto en la historia de Estados Unidos, mayor incluso que la de los Papeles del Pentágono en 1971.

En un comunicado desde Londres, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange lamentó la sentencia de Manning y dijo que era "una afrenta a los conceptos básicos de justicia occidental". Pero consideró que la sentencia "es una importante victoria táctica" porque el soldado podría salir bajo palabra rápidamente.

Manning enfrentaba una sentencia máxima de 90 años de prisión. Los fiscales habían pedido por lo menos 60 años tras las rejas, mientras que su abogado había sugerido que no se le condenara a más de 25 años porque para entonces algunos de los documentos que filtró el soldado serán desclasificados.

Fiscales militares han comentado sobre la sentencia y la Casa Blanca sólo dijo que cualquier solicitud de perdón presidencial sería considerada "como cualquier otra petición".

El caso fue parte una serie de procesos judiciales sin precedente presentados por el gobierno estadounidense contra infracciones de seguridad. El gobierno de Obama ha acusado a siete personas de filtrar información a los medios. En contraste, sólo tres personas fueron procesadas en todas las presidencias anteriores.

Manning, un analista de espionaje del ejército originario de Oklahoma, copió digitalmente y divulgó los documentos, incluyendo informes de campo de las guerras en Irak y Afganistán y cables del Departamento de Estado, mientras trabajaba en 2010 en Irak.

El soldado dijo que lo hizo para exponer la "sed de sangre" del ejército estadounidense y generar debate sobre las guerras y política de Estados Unidos.

___

El periodista de The Associated Press Raphael Satter en London y Eric Tucker en Washington colaboraron a este despacho.