Caso resucita heridas raciales en la ciudad de NY

Yitzhak Shuchat, un miembro blanco de un grupo de patrullaje civil, y Andrew Charles, hijo negro de un agente de policía, se encontraron cara a cara en 2008 en un barrio con un historial de antagonismo racial.

Pero seis años después, las circunstancias del encuentro en la sección Crown Heights de Brooklyn siguen siendo turbias, incluso en momentos en que los fiscales buscan presentar cargos contra Shuchat, de 28 años, argumentando que atacó a Charles debido a su raza. Quienes apoyan a Shuchat en la comunidad judía ortodoxa del barrio han reaccionado con consternación por lo que califican como una investigación de delito por racismo que ha ido mal.

Las autoridades "tomaron un incidente menor y lo convirtieron en una situación muy seria", dijo el asambleísta estatal Dov Hikind, quien es judío. "Esto pudo haber sido resuelto hace mucho tiempo. No tiene sentido en absoluto".

El caso recibió atención renovada el mes pasado cuando el subjefe de la policía federal recapturó a Shuchat proveniente de Israel luego de que éste perdió una larga pelea de extradición. Shuchat se declaró inocente el 18 de julio en una corte de Brooklyn al cargo de agresión en segundo grado como delito racial, y otros cargos, y fue dejado en libertad tras garantizar una fianza de 300.000 dólares reunida por benefactores judíos.

Los fiscales aún tienen que explicar por qué están tratando el caso como un incidente racial, dijo el abogado de Shuchat, Paul Batista. En otros casos de delitos por racismo, existen normalmente injurias raciales u otra evidencia clara de discriminación.

"No sé de dónde salió el elemento de odio", señaló Batista. "Yitzy no tiene animosidad racial contra nadie".

Cuando se le pidió en una entrevista reciente por televisión que describiera su encuentro, Charles respondió que "ellos nos atacaron, eso fue lo que ocurrió". No quiso proporcionar más detalles.

La oficina del fiscal de distrito de Brooklyn se negó a hacer comentarios.

El caso resucitó viejas heridas en Crown Heights, donde estalló la violencia en 1991 después de que un niño negro, Gavin Cato, fue atropellado accidentalmente y muerto por un automóvil que era parte de una caravana judía de vehículos. Un grupo de negros respondió matando a puñaladas a un estudiante rabínico de Australia quien estaba caminando por la calle.

Con el paso de los años se han disipado las tensiones en Crown Heights conforme el barrio se ha aburguesado más; pero ocasionalmente ha persistido la violencia relacionada con raza o religión, y aún puede remover viejos temores.

En 2008, el Departamento de Policía de Nueva York incrementó el patrullaje en Crown Heights después del incidente con Charles y de un reporte de que un adolescente judío fue robado y golpeado por jóvenes negros.

Según la policía, Charles estaba caminando con un amigo negro cuando fueron confrontados por un hombre blanco que lanzó aerosol pimienta a Charles. Entonces una camioneta deportiva se detuvo y un pasajero blanco --identificado posteriormente por la policía como Shuchat-- bajó del vehículo y lo golpeó con un garrote.