Piden a Sao Paulo plan para racionar el agua

Autoridades federales de Brasil solicitaron al gobierno del estado de Sao Paulo que les presente planes para el racionamiento de agua, a fin de evitar que se agote el principal estanque de la provincia.

Si los planes no son presentados en 10 días, dijeron los fiscales, tendrán que pedir a los tribunales que impongan el racionamiento.

Sao Paulo sufre su peor sequía en más de 80 años. El sistema Cantareira, que provee agua a unas 9 millones de personas de las 20 millones que habitan en la zona metropolitana de Sao Paulo, tiene menos del 16% de su capacidad de un billón de litros (264.000 millones de galones).

A raíz de un estudio de la Universidad de Campinas, la fiscalía informó en su cibersitio que el Cantareira podría agotarse en 100 días a menos que se imponga el racionamiento.

En un comunicado enviado por correo electrónico la planta distribuidora de agua del gobierno del estado de Sao Paulo informó que "está en desacuerdo con la imposición del racionamiento porque castigará a la población".

Tras señalar que la sequía es "la peor en la historia del estado", la Compañía de Saneamiento Básico del estado de Sao Paulo señaló que ya ha adoptado medidas que generaron ahorros equivalentes al racionamiento de 36 horas con agua y 72 sin ella. Entre las medidas que mencionó está la aplicación de un descuento de 30% en la cuenta a los clientes que reduzcan su consumo en 20%.

La compañía dijo que "garantiza el suministro de agua" hasta la próxima temporada de lluvias.

En un año normal las lluvias bañan a Sao Paulo y el agua escurre a los ríos desde las colinas del norte. Pero este año sólo ha caído un tercio de la cantidad de lluvias que habitualmente se registran. En la temporada de lluvias, que corre de diciembre a febrero, cayeron 23 centímetros de precipitación (9 pulgadas).

En mayo la compañía comenzó a extraer agua del subsuelo de las presas de la reserva del líquido.

Sin embargo, la fiscalía señaló que este líquido tiene una alta concentración de contaminantes, como metales pesados, compuestos orgánicos, bacterias, hongos y virus.