Ex juez de Texas es sentenciado a prisión

Un ex juez del sur de Texas que convirtió su corte en una operación lucrativa fue sentenciado el jueves a seis años de prisión y tres años de libertad sin supervisión.

El juez federal de distrito Andrew Hanen sentenció al ex juez estatal de distrito Abel Limas, de 59 años, por un cargo de actividad delictiva en Brownsville, en la frontera con México.

En una declaración frente a la corte antes de ser sentenciado, un Limas al borde de las lágrimas dijo que de buena gana había hecho todo lo que el gobierno le pidió porque como ex policía, abogado y juez conocía las señales de advertencia.

"Yo creo, juez, que yo reparé este daño", dijo Limas mientras se disculpaba ante el juez por el daño que causó al sistema de justicia. "No fue un error. Yo sabía en lo que me metía".

La sentencia de Hanen fue superior a los 4,5 años de prisión solicitados por la fiscalía.

Limas atrajo la atención del FBI a finales de 2007 mientras se hallaba cerca del final de su segundo periodo en el cargo. Los investigadores intervinieron aproximadamente 40.000 llamadas telefónicas y recopilaron fotografías de cámaras de vigilancia que documentaban la manera en que Limas había convertido su tribunal en una empresa delictiva, cobrando sobornos que totalizaron 257.000 dólares.

El ex juez se declaró culpable en 2011 y se convirtió en el testigo estrella del gobierno en cuatro juicios relacionados que sacudieron el sistema de justicia del condado de Cameron. Podría haber recibido una pena de hasta 20 años de prisión pero la sentencia se redujo por su cooperación.

En esos casos, Limas ayudó a retirar del cargo al fiscal de distrito en turno y a un ex legislador estatal, y sembró dudas sobre una gran parte de la barra de abogados del condado de Cameron.

La actividad delictiva es un cargo que por lo general está relacionado con el crimen organizado, pero en el caso de Limas los fiscales dijeron que su corte era la empresa delictiva en la que generaba dinero.

Limas aceptó sobornos de amistades, recibiendo miles de dólares a cambio de fallos favorables. En uno de esos casos, aceptó 5.000 dólares en efectivo que le fueron entregados en una bolsa para hamburguesas de la cadena McDonald*s por el entonces fiscal de distrito del condado Armando Villalobos, sólo para que se mantuviera callado.

La ex fiscal de distrito del condado de Cameron, Yolanda De León, que fue acusada en la corte de Limas por su sucesor en el cargo, dio una declaración emotiva antes de que la sentencia de Limas fuera entregada. Los cargos contra De León fueron retirados posteriormente.

"Cada uno de los jueces que se siente en esta corte estatal ahora es un sospechoso", dijo De León. "Este es el legado que él ha dejado".