Sistema judicial de Hamas bajo observación

El gobierno del grupo Hamas en la Franja de Gaza mantiene sus planes de realizar nuevas ejecuciones, y de hacerlo en público por primera vez, a pesar de las nuevas protestas expresadas el martes por grupos defensores de los derechos humanos.

Entre quienes enfrentan la horca en los próximos días está Hani Abu Aliyan, de 28 años, quien fue condenado por dos homicidios, incluido el ataque sexual y muerte a golpes de un niño cuando él mismo tenía apenas 14 años. Su abogado argumentó que Abu Aliyan confesó el homicidio bajo tortura.

El grupo internacional Human Rights Watch instó el martes a que se detengan todas las ejecuciones, diciendo que el sistema judicial de Gaza está sumamente contaminado, incluso por confesiones forzadas, y que ejecutar a quien delinquió siendo niño es "especialmente atroz".

Un grupo defensor de los derechos humanos de Gaza, el Centro Palestino por los Derechos Humanos, dijo que invitar espectadores a las ejecuciones agrega crueldad a un castigo ya inhumano.

En total, las autoridades de Hamas han ejecutado a 16 prisioneros desde 2010, en su mayoría condenados por homicidio o por espiar para Israel, según Human Rights Watch, con sede en Nueva York. Dieciséis más están en espera de ejecución, incluido Abu Aliyan y otro prisionero y otro que son los primeros en la lista de espera debido a que ya agotaron todas sus apelaciones.

El padre de Abu Aliyan, Mohamed, un agricultor de 55 años del poblado de Khan Younis, en el sur de la Gaza, suplicó por la vida de su hijo, diciendo que éste ha mostrado remordimiento, ha recurrido a la religión y debería recibir una oportunidad de ver crecer a su propio hijo de cinco años.

"Pueden mantenerlo en prisión por siempre", dijo en entrevista telefónica el martes. "Dejen al menos que su hijo conozca a su padre", agregó.

Las ejecuciones han producido poca oposición pública en la conservadora Gaza, donde las costumbres tribales y la ley islámica, o sharia, ordena matar a asesinos convictos.

Siendo un grupo militante islámico sujeto a la sharia, Hamas tendría dificultades ideológicas para detener las ejecuciones, dijo Ahmed Alí, un sociólogo de la Universidad Al Quds de Gaza. Realizar ejecuciones evita además muertes por venganza por parte de familiares, lo cual podría crecer rápidamente convirtiéndose en prolongadas enemistades a muerte, agregó.

Hamas tomó violentamente el control de Gaza en 2007 y ha establecido férreamente su poder en el territorio que es residencia de aproximadamente 1,7 millones de personas, marginando a sus opositores.

El sistema judicial operado por Hamas y sus ejecuciones pasadas han sido criticados constantemente por grupos defensores de los derechos humanos.

___

Laub reportó desde Jericó, Cisjordania.