Chile: militar reconoce entrega de menor a monjas

El ex comandante en jefe del ejército Juan Emilio Cheyre admitió públicamente haber llevado de un regimiento a un convento al hijo de dos años de un matrimonio asesinado en el norte de Chile mientras ubicaban a los abuelos del menor.

El oficial, que actualmente se desempeña como presidente del Consejo Directivo del Servicio Electoral, está en el ojo del huracán desde el domingo, cuando un destacado columnista recordó el hecho y afirmó que Cheyre "guardó en algún rincón de la memoria lo que entonces ocurrió".

El argentino Bernardo Lejderman y la mexicana Rosario Avalos, un matrimonio de izquierdistas, se escondieron en las afueras de la ciudad de La Serena, en el norte del país, junto a su hijo Ernesto, de dos años. Fueron traicionados por un lugareño que reveló su ubicación a una patrulla militar, que asesinó a los adultos y se llevó al menor de regreso a su cuartel, en la ciudad.

Tras ser interpelado públicamente, aunque el caso se conocía en niveles judiciales y periodísticos, Cheyre se refirió a los hechos y recordó que se desarrolló un proceso a partir de 1998 durante el cual los responsables del asesinato del matrimonio fueron condenados.

"Al regimiento llegó ese día (8 diciembre de 1973) una patrulla que traía un niño de unos dos años. El comandante me transmite que es hijo del matrimonio que componían el argentino Bernardo Lejderman y la mexicana Rosario Avalos, quienes se han suicidado con dinamita cuando estaban siendo perseguidos por esta patrulla, cuya misión era detenerlos", declaró el general retirado al periódico El Mercurio.

Cheyre, entonces un joven teniente de 25 años, agregó que el comandante le dijo que ya había "tomado contacto con el arzobispo de La Serena, monseñor Francisco Fresno, y me ordena buscar un convento de monjas que acoja al niño mientras él inicia los contactos con las embajadas de Argentina y México para buscar a sus abuelos".

"Lo limpié y de inmediato llevé al niño --jamás fue retenido en el regimiento-- al convento, previo conversar con monseñor Fresno".

La versión oficial de la dictadura fue que el matrimonio argentino-mexicano se suicidó con dinamita. Sin embargo, 25 años más tarde un juicio reveló que la pareja fue asesinada por miembros de una patrulla militar del regimiento de La Serena.

El entonces jefe del regimiento de La Serena, Ariosto Lapostol, dijo el lunes por la noche en declaraciones a la televisión estatal que "él (Cheyre) no intervino en absoluto, en nada".

Lejderman fue criado por sus abuelos paternos en Argentina, donde continúa residiendo. Sus abuelos ya fallecieron.

Después de Ricardo Izurieta, Cheyre fue el segundo jefe del ejército que sucedió al dictador Augusto Pinochet, que gobernó Chile de 1973 a 1990.

Izurieta envió un representante a una mesa cívico militar que concluyó con la entrega de un listado de 200 izquierdistas desaparecidos y su presunta ubicación. Los militares afirmaron que habían lanzado a 151 al mar y a otros 49 los habían enterrado en fosas clandestinas a lo largo del país.

Sin embargo, restos de varios de los supuestos lanzados al mar aparecieron en tumbas clandestinas y la calavera de otro se ubicó completa en terrenos del ejército, a la salida de Santiago.

Cheyre abogó para que "nunca más" se repitan en este país los crímenes de lesa humanidad que dejaron 3.095 opositores muertos, entre ellos 1.200 cuyos restos no aparecieron nunca. También pidió a los culpables que asuman sus responsabilidades ante los tribunales.

Actualmente unos 70 militares jubilados están presos por sus crímenes, y un par de centenares más enfrentan procesos.