EEUU incrementa sanciones contra Rusia

Estados Unidos impuso el miércoles nuevas sanciones contra Rusia, en esta ocasión contra los lucrativos sectores de energía y defensa, así como contra bancos, en momentos en que el gobierno del presidente Barack Obama se esfuerza por encontrar una manera de sofocar una insurgencia en el este de Ucrania que se cree ampliamente que está siendo respaldada por Moscú.

Las sanciones amplían significativamente las penalizaciones estadounidenses previas, las cuales estaban limitadas a individuos y compañías rusas. Pero los castigos nuevos no llegan a afectar completamente sectores económicos cruciales de Rusia, un paso que funcionarios estadounidenses dijeron que continuaran manteniendo en reserva en caso de que Moscú lance una invasión total a Ucrania o tome medidas similares provocadoras.

Se espera que Obama hable sobre las sanciones la tarde del miércoles en la Casa Blanca.

Las sanciones del Departamento del Tesoro tienen como blanco dos importantes compañías rusas del sector energético, Novatek y Rosneft, y un par de instituciones financieras rusas, Gazprombank y VEB. Las sanciones restringen el acceso de esas entidades a los mercados de capital de Estados Unidos, señalaron funcionarios.

También fueron golpeadas por los castigos ocho empresas rusas fabricantes de armamento responsables de la producción de armas pequeñas, proyectiles de mortero y tanques.

El anuncio de Estados Unidos ocurrió en momentos en que líderes europeos se reunían en Bruselas para discutir la toma de sus propias medidas encaminadas a disminuir las tensiones a lo largo de la frontera de Rusia con Ucrania. Diplomáticos de la Unión Europea estaban buscando además sanciones que fueran más allá de las actuales prohibiciones de viaje y congelamiento de activos contra individuos, aunque no estaba claro si sus sanciones irán tan lejos como las estadounidenses.

Algunos líderes europeos han estado cautelosos de profundizar las penalizaciones contra Moscú por temor a que sus propias economías pudieran verse afectadas, dada la profunda relación comercial con Rusia. En días recientes, funcionarios del gobierno de Obama han estado presionando a sus homólogos europeos para que presionen más, advirtiendo que ellos podrían tomar acciones unilaterales si la UE continuaba vacilante.

Washington ha preferido imponer sanciones en conjunto con Europa, tanto para presentar un frente occidental unido contra Rusia, como para evitar colocar a compañías estadounidenses en desventaja al limitar su acceso a los mercados rusos mientras sus competidores europeos continúan operando sin restricciones.

Durante meses, Occidente ha estado buscando castigar a Rusia por anexarse la Península de Crimea arrebatándola a Ucrania, y por presuntamente respaldar a rebeldes pro rusos que han ocupado edificios de gobierno en el este de Ucrania. Aunque esos rebeldes han perdido terreno en semanas recientes, muchos han comenzado a reagruparse.

El Pentágono dijo el miércoles que Rusia está acumulando tropas una vez más a lo largo de la frontera con Ucrania. Funcionarios estadounidenses dijeron que creen que Moscú podría estar enviando armamento pesado al país para ayudar a los separatistas.