Senadores de California visitan El Salvador

Un grupo de senadores de California llegó a El Salvador para hablar con el presidente Salvador Sánchez Cerén de la problemática de los niños migrantes que ha provocado una crisis humanitaria en los Estados Unidos.

La comitiva que encabeza el presidente pro témpore del Senado de California, Darrel S. Steinberg, se reunió el martes en privado con el mandatario salvadoreño, a quien le expresaron su preocupación por la situación que atraviesan miles de niños que entraron a los Estados Unidos por la frontera sur, de acuerdo con un comunicado de la presidencia.

En la reunión privada efectuada en la casa presidencial, Steinberg afirmó que consideran importante "que los niños sean tratados en forma humana y que se cumplan los criterios para asilo. Que tengan una oportunidad justa para quedarse en el país".

En Estados Unidos viven unos 2,5 millones de salvadoreños, según cifras oficiales. Actualmente hay unos 208.000 amparados al programa de protección temporal, conocido como TPS, que les permite residir y trabajar en ese país. Se estima que en el estado de California es sonde viven más salvadoreños.

El vicepresidente estadounidense Joe Biden viajó recientemente a Centroamérica para reunirse con los presidentes y representantes de Guatemala, El Salvador y Honduras, y advirtió que los niños y sus padres deben saber que lo que les espera es que, sin importar la edad, los menores serán devueltos. Aclaró que no hay ninguna ley en su país que permita acoger a los inmigrantes no autorizados.

Desde octubre de 2013, la Patrulla Fronteriza ha aprehendido a más de 57.000 niños inmigrantes que llegaron solos. La mayoría proviene de Honduras, El Salvador y Guatemala, y son apresados y enviados a refugios donde esperan la deportación. A la vez, el gobierno lidia con miles de adultos que fueron detenidos al cruzar la frontera sur.

El gobierno de Estados Unidos abrió nuevos centros de detención para alojar a familias de inmigrantes capturadas al cruzar la frontera en forma ilegal, en un intento por combatir la idea de que se permite a los niños y las familias permanecer en Estados Unidos si los atrapa la Patrulla Fronteriza.

La Casa Blanca también anunció que destinará recursos por 93,1 millones de dólares a nuevos programas que buscan asistir a los gobiernos centroamericanos, como parte de la respuesta estadounidense al éxodo de menores que han llegado a su frontera sur durante los últimos ocho meses.

El canciller salvadoreño Hugo Martínez dijo que se incrementó el número de niños migrantes porque los traficantes de personas, conocidos como coyotes, están engañando a los padres y madres de los menores, al decirles que "si estos niños ponen un pie en Estados Unidos, automáticamente se van a quedar, (pero eso) no es cierto".

También "les venden la idea que la reforma migratoria va a beneficiar a estos niños; eso tampoco es cierto".

Para contrarrestar la migración de los niños y niñas, el gobierno de El Salvador puso en marcha el martes una campaña de sensibilización sobre el riesgo de la migración irregular de menores, con especial énfasis en aquellos que viajan sin acompañamiento hacia los Estados Unidos.