Texas puede usar la raza como factor de ingreso

Un panel de un tribunal federal de apelaciones falló el martes que la Universidad de Texas puede seguir usando la raza como factor de ingreso a sus programas de licenciatura, el desarrollo más reciente de un caso que llegó el año pasado a la Corte Suprema y que ésta envió de regreso a un tribunal de menor instancia.

En un fallo de 2-1, un panel de jueces del Tribunal Federal de Apelaciones del Quinto Circuito determinó que prohibir a la universidad que use la raza como factor de ingreso afectaría la diversidad en el recinto universitario en desafío de un precedente jurídico que estableció que impulsarla es una parte importante de la educación.

"Estamos convencidos que negar a UT Austin (Universidad de Texas en Austin) su uso limitado de la raza (como factor de ingreso) para lograr una diversidad holística afectaría la riqueza de la experiencia educativa", expresó el panel.

El caso comenzó en el 2008, cuando a Abigail Fisher, quien es blanca, le negaron el ingreso al campus principal de la Universidad de Texas, en Austin, porque no se graduó entre el 10% de los mejores alumnos de su clase de secundaria, el criterio para autorizar el 75% de los ingresos a la universidad. La universidad tampoco la escogió de entre el 25% restante, que está reservado para becas especiales y personas que cumplen los requisitos establecidos en una fórmula que toma en cuenta logros personales y que incluye la raza como factor.

La Corte Suprema escuchó el caso en junio del 2013. Pero en vez de emitir una decisión significativa sobre la acción afirmativa, el alto tribunal votó 7-1 para enviar el caso de regreso a un tribunal de apelaciones inferior. La acción afirmativa es un programa gubernamental para garantizar la igualdad de oportunidades a todos sin distinción de raza, sexo, edad, religión u orientación sexual.

El fallo del martes indicó que casos anteriores han "decidido que las universidades pueden usar la raza como parte de un programa holístico de ingreso en que de otra manera no puede lograrse la diversidad. Este interés está impulsado por la realidad de que la educación universitaria trata más de moldear la vida que de llenar la cabeza con hechos".

En una conferencia de prensa organizada a toda prisa, Bill Powers, presidente de la Universidad de Texas, dijo que era "un gran día para la educación superior en todo el país".

En un comunicado, Powers agregó: "En la Universidad de Texas seguimos comprometidos a tener un alumnado que traiga los beneficios educativos de la diversidad a la vez que respeta los derechos de todos los estudiantes".

Edward Blum, uno de los abogados que representa a Fisher, calificó el fallo de "decepcionante pero no inesperado". Dijo que el equipo jurídico pudiera apelar al pleno del Tribunal Federal de Apelaciones del 5to Circuito o directamente otra vez a la Corte Suprema.

"Necesitamos un tiempo más para estudiar con cuidado las opciones y sopesar los pros y los contras", dijo Blum el martes por teléfono.

En su propia declaración, Fisher dijo que estaba muy decepcionada de "que los jueces que escucharon mi caso no sigan el fallo de la Corte Suprema el verano pasado".

"Sigo comprometida a seguir con esta demanda, aunque eso signifique apelar de nuevo a la Corte Suprema", agregó.

La Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color estuvo entre los grupos que apoyaron las normas de ingreso de la Universidad de Texas, y calificó el fallo de una victoria pero reconoció que las disputas sobre la acción afirmativa no han terminado.

"Es un diálogo que debe continuar y que es difícil", dijo Janai Nelson, directora adjunta y asesora de asuntos jurídicos del Fondo de Defensa Legal y Educación de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Raza Negra. "Pero en lo que esta decisión hace énfasis es que hay formas en que podemos usar la raza de una forma positiva y progresista".