Perú: Ministro procesado por crimen de periodista

El ministro del Interior del gobierno de Ollanta Humala admitió la noche del miércoles que afronta un proceso judicial por el asesinato de un periodista ocurrido hace 26 años mientras era un joven oficial del Ejército y combatía a Sendero Luminoso en los Andes, pero declaró su inocencia y dijo que sus "manos están limpias de sangre".

"Sin saber para nada me llaman a la fiscalía y fui, me citan a Ayacucho y fui, el juez me ha interrogado y fui, no hay una sola prueba, yo soy totalmente inocente, mis manos están limpias de sangre, jamás he hecho nada y tengo el derecho a la presunción de inocencia", dijo el ministro Daniel Urresti a periodistas en una sede policial del centro de Lima.

Urresti, de 57 años, es investigado como autor mediato del asesinato del periodista Hugo Bustíos quien fue emboscado en 1988 por una patrulla militar en una vía rural de la región Ayacucho cuando se dirigía junto con otro colega, quien sobrevivió, a investigar la muerte de dos campesinos. El periodista de la revista Caretas recibió disparos de arma de fuego y luego su cuerpo fue dinamitado.

Por el asesinato de Bustíos fueron condenados a más de 15 años de cárcel, en otro proceso diferente en 2008, los oficiales Víctor La Vera, jefe de una base militar cercana, y el oficial Amador Vidal, quien tras ser sentenciado acusó a Urresti de integrar el grupo de asesinos. El ministro dijo que Vidal lo acusa "sin pruebas".

La investigación continuó tras las primeras condenas, y en 2013 el juez de Ayacucho Bladimiro Chuquimbalqui recopiló otros dos testimonios de militares con los que inicio el proceso contra Urresti.

En 1988, Urresti era capitán de inteligencia del Ejército en la base militar de Castropampa, en una de las zonas más violentas del país donde se enfrentaban a diario Sendero Luminoso y las fuerzas del orden, según documentos judiciales

Según las leyes procesales de Perú, el caso está siendo analizado por la tercera fiscalía penal nacional, quien determinará en los próximos 60 días si existen elementos de prueba suficientes como para iniciar un juicio oral, o si no formaliza ninguna acusación y el caso se archiva.