Rumania detecta posible caso de mal de vacas locas

Un posible caso de enfermedad de las vacas locas fue hallado en Rumania, informaron el miércoles autoridades.

Un examen preliminar realizado el 1 de mayo indicaba que una res sacrificada en un rastro autorizado estaba infectada por encefalopatía espongiforme bovina (EEB), dijo la autoridad de sanidad animal de Rumania.

Agregó que el cadáver fue enviado a un laboratorio británico para hacerle más pruebas, y que podría tratarse de una "forma atípica de EEB que aparece de manera natural y espontánea en el ganado".

Las autoridades revelaron el caso después que Rusia decidió prohibir las importaciones de carne de res rumana por la posible presencia de EEB. Se desconoce cómo fue que los rusos supieron del caso.

La EEB es mortal para las vacas y puede causar una infección cerebral letal en las personas que consumen la carne contaminada. Su primer brote se detectó a finales de la década de 1980 en Gran Bretaña, donde cientos de personas enfermaron y muchos murieron después de comer la carne contaminada. En el transcurso de los años se sacrificaron 4,5 millones de cabezas de ganado para contener la propagación.

También hubo brotes en Japón en 2001 y en Canadá en 2003.

Rumania exporta hasta un millón de cabezas de ganado al año, principalmente a Holanda, Italia y Croacia.