Dirigente de FIFA, asombrado por hinchas ebrios

El segundo dirigente de mayor rango en la FIFA se dijo "asombrado" por las grandes cantidades de personas ebrias que hay en los estadios de la Copa del Mundo, lo que reavivaría el debate de si debe permitirse el consumo de alcohol en el graderío.

En una entrevista con la cadena brasileña SporTV, Jerome Valcke reconoció el martes que "quizás ha habido muchas personas ebrias" en los partidos. El dirigente reconoció que suele haber un vínculo entre consumo de alcohol y violencia.

Brasil prohibió las ventas de alcohol en los partidos de fútbol en 2003, en un intento por combatir la violencia de los hinchas. Sin embargo, Budweiser es uno de los principales patrocinadores del Mundial, y la FIFA insistió en que las autoridades levantaran la prohibición para poder organizar el evento.

Varios legisladores se opusieron a la venta de alcohol, lo que pospuso la aprobación de una medida especial que diera a la FIFA garantías legales y financieras para organizar el certamen. El tema provocó fricciones entre el organismo rector del fútbol y varios políticos brasileños.

Durante el prolongado debate legislativo, Valcke declaró en 2012 que las ventas de cerveza en los estadios eran parte crucial de la tradición de la Copa del Mundo, y que un levantamiento de la prohibición no era negociable.

El lunes, en la entrevista, Valcke pareció moderar su postura, y dijo que las ventas de alcohol representan "algo que se tiene que analizar".

"Si pensamos que es necesario controlarlas, las controlaremos", afirmó Valcke. "Nunca pondríamos en riesgo la organización de un partido".

Han surgido hechos de violencia entre hinchas durante varios partidos del Mundial, incluido el realizado el sábado entre Colombia y Uruguay en el Maracaná de Río de Janeiro. El personal de seguridad tuvo que intervenir para separar a los rijosos.

Tras otro juego, hinchas argentinos, aparentemente borrachos, causaron un altercado mientras celebraban el triunfo de la selección de su país sobre Irán en la ciudad central de Belo Horizonte.

Valcke enfatizó que la venta de cerveza en los estadios no había representado un problema en los mundiales anteriores.

"Me asombró el número de gente ebria y el nivel de alcohol" en Brasil, dijo.

La Copa del Mundo de 2022 se realizará en Catar, un país del Golfo Pérsico, donde se prohíbe el consumo de alcohol en lugares públicos.