Argentina: analizarán juicio a vicepresidente

Una comisión de la cámara de diputados analizará a partir del jueves varios pedidos de someter a un juicio político al vicepresidente argentino Amado Boudou luego de que el funcionario fuera procesado por un juez por corrupción y tráfico de influencias.

El bloque oficialista de la cámara baja accedió el miércoles a que a partir de las 18 GMT del jueves se reúna la comisión de juicio político para someter a discusión el tratamiento preliminar de los pedidos cursados contra el vicepresidente, segundo en la línea sucesoria luego de la presidenta Cristina Fernández, del peronismo de centro izquierda.

En tanto, opositores del Senado pidieron al vicepresidente, quien es titular de la cámara alta, que se tome licencia "hasta tanto se resuelva procesalmente su situación". Los legisladores afirmaron que es perjudicial para el país que Bouodu siga en funciones tras ser inculpado formalmente por el juez Ariel Lijo por cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública en el marco de las maniobras realizadas para apoderarse en 2010 de la imprenta Ciccone Calcográfica.

El fin de esa apropiación habría sido, según Lijo, aprovecharse de lucrativos contratos con el Estado.

Juliana Di Tullio, presidenta del bloque de diputados oficialista, anunció en una sesión de la cámara baja la convocatoria de la comisión de juicio político, pero cuestionó a los opositores al afirmar que para intentar una eventual destitución del vicepresidente tendrían que "esperar que termine el proceso judicial" y en ese sentido invocó "el principio de inocencia".

Por su lado, Mario Negri, diputado de la opositora Unión Cívica Radical, señaló que "estamos frente a un hecho de una gravedad institucional que no tiene antecedentes. Como cámara de acusación, corresponde analizar las responsabilidades". Es la primera vez que un vicepresidente en funciones es procesado por la justicia.

El oficialismo goza de la mayoría en la comisión de juicio político de la cámara de diputados, así como en esta última y en el senado, lo que en principio haría difícil que el proceso prospere. El pleno de la cámara baja actuaría como órgano acusador en caso de que avance alguno de los pedidos de juicio político a Boudou, mientras que la totalidad del senado funcionaría de tribunal para despojar de sus fueros al funcionario y destituirlo.

Por su lado, el senador radical Gerardo Morales afirmó en coincidencia con colegas de otros bloques en una sesión en el recinto que Boudou se tiene que "apartar" y en ese sentido indicó que los diarios del mundo siguen paso a paso" lo que pasa en Argentina y el hecho de que el vicepresidente represente al país en sus viajes al exterior "ocasiona un daño a nuestra nación".

"La reciente decisión judicial ....lo encuentra en pleno ejercicio de sus funciones lo que deja a la declamada 'disposición a la justicia y a aportar datos a la causa' absolutamente comprometida o anulada", señala la carta que distintos opositores le hicieron llegar al funcionario.

Boudou, que apelaría su procesamiento ante un tribunal superior y se declara inocente, puede permanecer en libertad mientras el proceso judicial sigue su curso y hasta que se decida si deriva en un juicio oral. El viernes ampliará su declaración indagatoria ante el juez.

El funcionario está en un viaje oficial en Panamá y regresaba el miércoles en la noche a Buenos Aires.

Fernández no se ha referido todavía expresamente a la situación de su vicepresidente aunque recientemente en un acto oficial fue crítica con la justicia argentina.