Malasia podría extraditar un ciudadano a N.Zelanda

Malasia dijo el martes que un miembro de su delegación diplomática en Nueva Zelanda volvió el mes pasado en desgracia invocando inmunidad diplomática tras ser acusado de agresión sexual.

El ministro de Exteriores, Anifah Aman, dijo a la prensa que un comité del ministerio de Defensa investigaría al segundo brigada Muhamad Rizalman bin Ismail, de 38 años, y que "se tomarán severas medidas" si se le encuentra culpable. No estaba claro en un primer momento a qué castigo se expone según las normas militares malasias.

"La inmunidad diplomática no es una licencia para que comentan delitos", añadió.

Anifah dijo que el Muhamad Rizalman llevaba un año trabajando en la Alta Comisión Malasia, o embajada, como personal asistente de defensa y que fue detenido el 9 de mayo, como sospechoso de seguir a una mujer de 21 años hasta su casa y atacarla.

Al día siguiente se le acusó de asalto y agresión con tentativa de violación, cargos que por separado podrían suponer una condena máxima de 10 años de prisión. El 22 de mayo volvió a casa con su familia.

Anifah dijo que el acusado será enviado de vuelta a Nueva Zelanda "si es absolutamente necesario". Cuando se le pidieron detalles, añadió que "Consideraré enviarle de vuelta" si Nueva Zelanda cree que la investigación malasia no es adecuada y pide su extradición.

El ministro señaló que Malasia había estado dispuesta a renunciar a la inmunidad diplomática para que se le juzgara en Nueva Zelanda, pero que "el bando neozelandés ofreció una alternativa de que el acusado fuera devuelto a Malasia".

Sin embargo, el primer ministro neozelandés, John Key, había dicho antes que su gobierno habría preferido juzgar al acusado en el país, y Malasia "nos impidió haciendo eso invocando inmunidad diplomática".

Anifah señaló que los lazos entre ambos países no se verían perjudicados porque Malasia está cooperando estrechamente con Nueva Zelanda.

__

Perry informó desde Wellington, Nueva Zelanda.