Corte máxima NY: No al fracturamiento hidráulico

Los oponentes a la fracturación hidráulica para la obtención de gas natural se anotaron una victoria el lunes cuando el máximo tribunal de Nueva York reafirmó el derecho de los municipios del estado a prohibir la práctica dentro de sus circunscripciones.

El Tribunal Estatal de Apelaciones confirmó el fallo de un tribunal de apelaciones de nivel medio emitido el año pasado, de que la ley estatal de petróleo y gas no tiene preeminencia sobre la autoridad de los gobiernos locales para controlar el uso del suelo a través de la zonificación.

Hay dos casos de fracturamiento hidráulico o "fracking" en dos ciudades del centro del estado de Nueva York que son seguidos de cerca por las compañías perforadoras, deseosas de aprovechar la porción que le corresponde al estado de la formación Marcellus Shale, ante la oposición de los ecologistas, que temen contaminación del agua y del aire.

Ambas partes siguen a la espera de ver si se levanta una suspensión en todo el estado al fracturamiento hidráulico, en vigor desde julio de 2008.

En una decisión de 5-2, el tribunal destacó que no abordó el tema de los beneficios o perjuicios potenciales del fracturamiento hidráulico, sino que se enfocó en la regla de que los municipios tienen preferencia en la regulación sobre el uso de la tierra. La corte dijo que las poblaciones de Dryden y Middlefield actuaron correctamente.