Argentina: Sabella machaca en el equilibrio

Para explicar su teoría sobre el equilibrio en el fútbol, el técnico de Argentina apuntó a lo que ve en la NBA. A su juicio, ése debe ser el ideal del juego de la Albiceleste.

"La teoría mía es la del equilibrio. Y el buen ataque tiene que ver con una de las cosas que a mí me gusta, que es lastimar al equipo rival, pero hay que tener equilibrio", dijo Alejandro Sabella el lunes en la rueda de prensa previa al partido contra Suiza, en el que Argentina se juega el pase a los cuartos de final de la Copa del Mundo.

El estratega recordó el rugido de los espectadores para alentar a la defensa en la liga de básquetbol profesional de Estados Unidos. "Me acuerdo mucho con los partidos de la NBA, y está atacando un equipo, todo el público grita 'defense, defense, defense'''.

"Entonces, en el fútbol es todo: atacar y defender, es buscar un equilibrio, siempre hago lo mismo, salvo excepciones. Si defiendes mal es difícil que ataques bien y si atacas mal es difícil que defiendas bien".

Cuando le preguntaron sobre si Argentina está muy abierta en sus líneas, Sabella matizó sobre las condiciones peculiares del plantel que dispone, con la velocidad de sus delanteros liderados por Lionel Messi.

Pero volvió al concepto del equilibrio: "El fútbol moderno pide que los equipos sean cortos, y es lo que vamos a intentar, buscar un equilibrio".

En la práctica, el choque con Suiza pondrá a prueba lo que quiere el entrenador argentino, ahora que deberá poner un reemplazo en el once titular, tras la baja por lesión del atacante Sergio Agüero.

El elegido sería Ezequiel Lavezzi, quien reemplazó a Agüero luego que éste sufrió la dolencia muscular en la victoria 3-2 ante Nigeria en el cierre de la fase de grupos.

"La particularidad de Lavezzi es que puedes usarlo de dos maneras, de delantero o de volante por derecha o izquierda, puedes usar dos esquemas con el mismo jugador", dijo Sabella.

Pero en el último ensayo, realizado sobre la cancha del estadio Itaquerao de Sao Paulo, Sabella formó un once titular en el que el volante Maxi Rodríguez figuró dentro de los titulares y Lavezzi quedó al margen.

Recurrir a Maxi implica volver al 4-4-2 tradicional, una formación que no es del agrado de Messi, como lo indicó tras la victoria 2-1 ante Bosnia en el primer partido.

Con Lavezzi, se mantendría el 4-3-3 que prefiere Messi, en el que juega junto a Gonzalo Higuaín en el ataque y Angel di María se despliega como un socio adicional frente a los centrocampistas Javier Mascherano y Fernando Gago.

Así las cosas, Argentina formaría con Sergio Romero en el arco; Pablo Zabaleta, Federico Fernández, Ezequiel Garay y Marco Rojo en la línea de cuatro en el fondo; Mascherano, Gago, Maxi o Lavezzi y Di María, más Messi e Higuaín.

Lavezzi asoma como un auténtico comodín para Sabella, quien afirmó que el jugador del Paris Saint Germain siempre ha estado a la orden cuando le ha tocado ir a la banca.

"Nunca ha tenido una mala cara, nunca ha tenido una mala palabra, siempre ha alentado a sus compañeros", indicó.

También le quitó peso al episodio del partido ante Nigeria, en el que Lavezzi le arrojó un chorro de agua cuando le daba instrucciones a un costado de la cancha: "hay muy buena relación con los jugadores, una muestra más de la relación del cuerpo técnico con los jugadores, sabiendo que Lavezzi tiene una manera de ser especial. Lo he tomado como fue, como una muestra de cariño que otra cosa".

Y ahora que Argentina empieza el trajín por las rondas decisivas, Sabella subrayó la importancia del aplomo, usando nuevamente la palabra equilibrio

"Lo físico, el carácter y el equilibrio emocional es lo más importante en esta clase de partidos", afirmó. "Si le mente fuera músculo, sería el más importante. Un gramo de neurona pesa más que un kilo de músculo".