México: líder de autodefensas tenía armas y drogas

Las autoridades federales aseguraron que el fundador y líder de las autodefensas del estado de Michoacán detenido hace unos días tenía en su poder armas y drogas y afirmaron que las actuales condiciones de seguridad no justifican que los civiles estén armado para enfrentar al narcotráfico ante la incapacidad oficial mostrada hace unos años.

José Manuel Mireles, un doctor que en 2013 fue uno de los iniciadores del movimiento de civiles armados, fue arrestado el viernes junto con otros 82 miembros de las autodefensas bajo señalamientos de portación de armas no autorizadas, una decisión que el gobierno ha justificado al señalar que rompió un acuerdo que se había alcanzado para que a partir de mayo no se permitiera la movilización de personas con armas de grueso calibre.

El comisionado federal para la seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo, dijo el lunes en rueda de prensa que a Mireles se le decomisó una camioneta blindada donde había ocho armas largas, seis cortas, además de cuatro bolsas de marihuana y una bolsa de cocaína.

Además, comentó, Mireles tenía un arma larga y una corta con él al momento de la captura y era resguardado por tres escoltas también armados.

Mireles, enviado a un penal de máxima seguridad en el norte del país, enfrenta acusaciones por posesión ilegal de armas de uso exclusivo del ejército y posesión simple de drogas.

En total, dijo el funcionario, a los 83 autodefensas detenidos se les incautaron 19 vehículos, 40 armas largas y más de 3.600 cartuchos útiles.

Talía Vázquez, abogada de Mireles, dijo en MVS Radio que son falsas las acusaciones de que Mireles estuviera armado y que llevara fusiles en su camioneta. "Esta situación es absolutamente falsa", afirmó.

El movimiento de las autodefensas de Michoacán comenzó en febrero de 2013 después de que agricultores y hacendados se cansaron del imperio que el cártel de Los Caballeros Templarios había establecido en el estado.

Pero tras el envío de Castillo a Michoacán y acuerdos con varios líderes de autodefensa, varios de sus integrantes comenzaron a incorporarse a un cuerpo policial nuevo denominado Fuerza Rural, aunque ha habido gente como Mireles que no lo ha hecho y mantuvo sus acciones como hasta hace unos meses, es decir, de civiles armados que patrullaban diversas carreteras y entran a pueblos.

Castillo, sin embargo, ha dicho que la situación ya no es la misma que cuando surgieron las autodefensas y como ejemplo citó que se ha quitado a las policías municipales infiltradas por el narco y ahora hay más presencia de agentes federales y militares, además de los cerca de 900 elementos de las fuerzas rurales.

En los últimos meses, además, varios líderes y miembros del cartel de Los Caballeros Templarios han muerto o detenidos en operaciones de las autoridades federales, y también se ha arrestado a alcaldes y ex funcionarios estatales ligados al narcotráfico. Aún sigue prófugo el líder más visible, Servando Gómez, alias "La Tuta".

"Hoy las condiciones son totalmente diferentes", afirmó el comisionado.

"No podemos permitir en este caso que un grupo de personas, por la libre y en este caso sí, por primera vez, confrontando al Estado, no solicitando la intervención del Estado, puedan hacer un desafío y en este caso ante la flagrancia se les advirtió (que) serían detenidos y puestos a disposición de un juez", añadió Castillo sobre la detención de los 83 autodefensas.

Mireles se convirtió en el rostro público de la cruzada de autodefensas, apareciendo en decenas de entrevistas; pero fue cesado como vocero del movimiento en mayo cuando el gobierno federal comenzó a desmovilizar a los grupos de vigilantes al obligar a sus miembros a registrar sus armas y unirse a la fuerza policial rural.