Hong Kong espera masiva marcha pro democracia

Una marcha anual de protesta en Hong Kong pudiera atraer casi el triple de la cantidad usual de participantes, reflejando la furia del público residentes por las insistencias de Beijing de limitar las opciones de los residentes en la elección del próximo líder del territorio.

Los organizadores esperan que al menos 150.000 personas salgan a las calles el martes para mostrar su respaldo a reformas democráticas y rechazar el deseo de China de tener la última palabra sobre los candidatos al máximo puesto ejecutivo.

La marcha se produce días después que casi 800.000 personas votaron en un referéndum extraoficial dirigido a fortalecer el apoyo al sufragio universal.

El diferendo sobre la reforma electoral en Hong Kong ha elevado las tensiones políticas y ha alarmado a Beijing, que calificó el referéndum de ilegal. Un editorial el lunes del diario estatal nacionalista Global Times, conocido por su retórica, llamó a los de Hong Kong a no participar en la marcha del 1 de julio -- una protesta anual desde hace más de una década.

"Las fuerzas radicales de oposición en Hong Kong están tratando por todos los medios de construir un carruaje de guerra y subir a todos los ciudadanos de Hong Kong que pueda en ese carruaje por medio de engaños. Su objetivo de ataque es el gobierno central y todas las personas del país", dijo el periódico y llamó a los residentes a "no subirse a ese carruaje de guerra".

La protesta se realiza en un feriado público que marca el regreso de Hong Kong a control de China el 1 de julio de 1997 luego de más de un siglo de gobierno británico. Tradicionalmente, la marcha ha sido una ocasión para que los residentes expresen una serie de agravios, pero este año el tema central es el descontento con el estancamiento de las reformas democráticas.

Beijing ha prometido que en el 2017 los residentes de Hong Kong van a poder elegir a su líder, pero insiste en que los candidatos van a tener que ser aprobados por un comité oficial como el que hasta ahora ha escogido a los líderes poscoloniales.