Acusados por apuñalamientos en China

Cuatro personas fueron acusadas de terrorismo por un ataque con cuchillos que dejó 29 muertos en una estación de trenes, parte de un incremento de violencia que el gobierno atribuye a extremistas musulmanes.

El anuncio de la fiscalía se produjo durante una operación de seguridad lanzada tras la violencia de marzo en Kunming, en el suroeste de China, y ataques en áreas musulmanas en el noroeste.

Los cuatro atacantes, tres hombres y una mujer, tienen nombres que parecen indicar que pertenecen a la minoría étnica uigur, en la región noroccidental de Xinjiang.

Beijing atribuye la violencia a extremistas uigures con lazos con grupos terroristas extranjeros. Activistas uigures dicen que el público está frustrado por el influjo de miembros de la mayoría étnica china han y políticas discriminatorias tales como prohibir llevar niños a mezquitas.

Un portavoz en Alemania del grupo de derechos Congreso Mundial Uigur cuestionó si los acusados podían recibir un juicio justo.

"El juicio va a ser solamente un proceso político y los veredictos están predeterminados", dijo el portavoz, Dilxat Raxit. "Es imposible para aquellos involucrados en incidentes serios recibir asistencia legal justa y transparente".

El ataque del 1 de marzo en la estación de trenes de Kunming, en la provincia de Yunan, dejó más de 140 heridos.