Diplomático elude cargos sexuales en Nueva Zelanda

Un diplomático ha eludido cargos de agresión sexual en Nueva Zelanda presentados en su contra acogiéndose a la inmunidad diplomática y volviendo a su país.

El hombre, que según la policía está en la treintena, siguió el mes pasado a una joven de 21 años y la asaltó. Ha sido acusado de asalto y agresión con tentativa de violación, cada uno de los cargos puede conllevar una condena máxima de 10 años de prisión.

Un juez de nueva Zelanda evitó la divulgación del nombre y detalles del caso que pudieran identificarle. Los abogados gubernamentales han interpretado que esa orden incluye identificar el país natal del diplomático.

El gobierno neozelandés pidió una dispensa de la inmunidad diplomática para que el hombre pueda ser juzgado en Nueva Zelanda, una petición rechazada por el país al que pertenece el acusado, que le envió de vuelta a casa unos días después del incidente del 9 de mayo.

El primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, indicó que el país tiene una "preferencia muy fuerte" porque el juicio se celebre en Nueva Zelanda.

"En la práctica, el país (de origen) nos ha impedido hacer eso invocando inmunidad diplomática", dijo Key. "Sin embargo, me gustaría señalar que esperamos que se enfrente a las consecuencias en su país natal".

Key indicó que el jefe del diplomático en Nueva Zelanda había sido convocado por las autoridades para hacer hincapié en lo grave que considera el país la situación. Ambos países mantienen buenas relaciones entre sí, añadió.

Los tribunales neozelandeses suprimen en ocasiones los detalles de personas acusadas de delitos sexuales para proteger las identidades de las víctimas. Fuentes judiciales no pudieron ofrecer detalles en un primer momento sobre la orden de secreto en este caso.