Francia, por los cuartos ante Nigeria

Con un Karim Benzema que no quiere rezagarse en la tabla de goleadores, Francia busca el lunes los cuartos de final de la Copa del Mundo contra una Nigeria que demostró poder de fuego.

El campeón africano, que viene de perder ante Argentina por 3-2, asoma como la mayor prueba para la defensa francesa en lo que va del torneo.

"Les Blues" buscan llegar a los cuartos de final por primera ocasión desde 2006, cuando arribaron a esa instancia en Alemania y terminaron perdiendo la final ante Italia. Nigeria va por su primer boleto a la fase de los ocho mejores.

Antes del partido, surgió una disputa relacionada con el pago de bonos a los jugadores de Nigeria, quienes incluso amagaron con una huelga. El caso se resolvió la noche del jueves con la intervención del presidente nigeriano Goodluck Jonathan, quien habló con el timonel Stephen Keshi y el capitán Joseph Yobo.

El pleito recordó la disputa a lo interno ocurrida hace cuatro años en la selección francesa, cuyos jugadores amenazaron con no entrenar.

Solucionados sus reclamos, los nigerianos comenzaron a mentalizarse en los franceses y en cómo neutralizar a hombres como Benzema.

El choque en el Estadio Nacional de Brasilia se presenta como una oportunidad para que el ariete del Real Madrid ratifique la contundencia que exhibió en los dos primeros partidos de la ronda de grupo, en que marcó tres dianas para vencer a Honduras y Suiza.

El delantero está empatado en la tercera casilla de la tabla de goleadores con cuatro jugadores más y detrás del colombiano James Rodríguez (5), el brasileño Neymar (4), el argentino Lionel Messi (4) y el alemán Thomas Muller (4).

La selección que dirige Didier Deschamps tiene vocación ofensiva y ha demostrado que es letal con sus fulminantes contragolpes. Pero las "Súper Águilas" africanas también dejaron en claro que pueden desequilibrar adelante y en su último partido de la primera fase desnudaron falencias de la zaga albiceleste.

"Son un buen equipo que causó problemas a Argentina. Son poderosos, rápidos en la delantera y trabajadores en el centro del campo", advirtió el centrocampista Yohan Cabaye, quien regresa a la alineación francesa después de purgar una fecha de suspensión. Cabaye se perdió el partido del miércoles, un empate 0-0 ante Ecuador, y su equipo echó de menos su habilidad para generar juego.

"Juegan con mucha energía", subrayó.

Francia pondría cuidado especial en Ahmed Musa después de que el atacante del CSKA Moscú le marcó el doblete a Argentina. Su velocidad fue una amenaza incesante y tratará de aprovechar cualquier espacio que le deje una defensa a la que Deschamps da licencia para subir y empujar el ataque.

Emmanuel Emenike y el veterano Peter Odemwingie tienen también capacidad goleadora y pueden complicar a los franceses. Odemwingie lo ha demostrado en la Liga Premier con el Stoke City.

"Son campeones de Africa y algunos de sus jugadores militan para los mejores clubes de Europa, algunos en la liga inglesa", destacó el defensa Bacary Sagna. "Vamos a tener que ser pacientes".

Francia ha lidiado en estos días con dolencias musculares de varios de sus zagueros y trata de recuperarlos para el exigente choque. Mamdou Sakho, del Liverpool, pasa por una dolencia en el muslo izquierdo y en el caso que no se recupere lo reemplazaría Laurent Koscielny.

En cuanto al ataque francés, no está claro con qué salga Deschamps. Olivier Giroud o Antoine Griezmann podrían acompañar a Benzema y a Mathieu Valbuena en el ataque, mientras que Paul Pogba y Moussa Sissoko se disputan un lugar en el mediocampo. Griezmann y Sissoko son jugadores más rápidos para el contragolpe y tendrían alguna ventaja en el hecho de que Giroud y Pogba son muy propensos a perder la cabeza y a entrar en el juego brusco. Los dos se salvaron de tarjetas rojas por fuertes faltas en los partidos ante Ecuador y Honduras.

Francia y Nigeria poco se han enfrentado en el fútbol, y sólo hay la referencia de un choque entre sus selecciones absolutas en 2009 en París, con victoria de 1-0 para los africanos.

Una victoria de Nigeria y de un triunfo de Argelia sobre Alemania, que se miden también el lunes, dará lugar a un duelo inédito de cuartos de final entre equipos africanos.

"Ni siquiera nos hemos puesto a pensar en eso", dijo Keshi. "Todo lo que sabemos es que tenemos que ganar el lunes".