Papa impone el palio a 5 arzobispos latinos

En la fiesta de San Pedro y San Pablo, el papa Francisco impuso el domingo el palio a cinco arzobispos metropolitanos latinoamericanos, en una misa solemne en la basílica de San Pedro.

El palio, símbolo de comunión con el pontífice, consiste en una estola confeccionada con lana de corderos bendecidos por el papa, que se coloca sobre los hombros de los nuevos arzobispos nombrados el último año.

Recibieron el palio al arzobispo de La Serena (Chile), monseñor René Osvaldo Rebolledo; de Montevideo (Uruguay), Daniel Fernando Sturla; San José de Costa Rica, José Rafael Quirós; de Pouso Alegre (Brasil), José Luiz Majella Delgado y de Porto Alegre (Brasil), Jaime Spengler.

Los arzobispos llamados a recibirlo fueron 27 pero tres no estuvieron presentes y lo asumirán en sus respectivas sedes metropolitanas: el de Lilongwe (Malaui), Mandalay (Birmania) y Friburgo de Brisgovia (Alemania).

Como es tradición, una delegación del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla acudió al Vaticano para asistir a la celebración de la solemnidad de los patrones de la Iglesia Católica.

La iglesia ortodoxa también venera a San Pedro y San Pablo como patrones de la Iglesia Universal.