Jugadores musulmanes contemplarían ayuno

Los jugadores musulmanes que participan en la Copa del Mundo y cuyos equipos se han clasificado a la segunda ronda enfrentarán un dilema el domingo, cuando buena parte del mundo islámico comenzará a observar el mes santo del Ramadán mediante un ayuno desde el alba hasta el ocaso.

La cuestión es todavía más difícil para la selección de Argelia, que enfrenta el lunes a la formidable Alemania.

Hay también musulmanes en las selecciones de Nigeria y Francia, y esos jugadores tendrán que sopesar sus convicciones religiosas frente a los posibles efectos que el ayuno tendría en su desempeño.

"Necesitamos discutir esto entre nosotros", dijo el argelino Djamel Mesbah. "Está claro que nuestra religión es muy importantes para el equipo, así que hablaremos de eso y veremos cómo proceder".

Los atletas en los Juegos Olímpicos de 2012 enfrentaron el mismo dilema. Muchas delegaciones permitieron que sus deportistas comieran durante el Ramadán para no afectar su desenvolvimiento. Después, pudieron compensar su falta religiosa mediante donativos a obras de caridad.

El ayuno a las horas señaladas durante los 30 días del Ramadán incluye la abstinencia de líquidos. Es obligatorio para todos los musulmanes cuyo cuerpo se considere capaz de soportarlo y constituye uno de los cinco pilares del islam.

Sin embargo, hay excepciones para los enfermos, las mujeres embarazadas y los ancianos. Quienes viajan o van a la guerra quedan también excluidos, y es bajo esta provisión que la mayoría de los atletas puede posponer el ayuno para un momento más conveniente.