Venezuela: gobierno discute aumento de la gasolina

El gobierno venezolano mantiene abierta la discusión sobre un posible ajuste en el precio de la gasolina, que es la más barata del mundo y que se mantiene congelado desde hace más de una década.

El vicepresidente del área económica y ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, afirmó que el ajuste "está en discusión", pero no indicó cómo y cuándo podría darse el incremento del combustible, y solo dijo a la prensa que "proteger al pueblo es una política que tiene unos mecanismos y unos instrumentos. Cuando los tengamos los anunciamos".

La corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) gastó en 2013 unos 15.193 millones de dólares en la venta de combustible con precios regulados.

Ramírez, también presidente de PDVSA, se quejó el viernes del alto costo que representa para la corporación estatal la producción de combustible, y dijo que es necesario "equilibrar" los costos.

Señaló que el bajo precio de la gasolina es uno de los factores que estimula el contrabando, y agregó que por esa vía se van "100.000 barriles".

En Venezuela se consumió el año anterior 703.000 barriles diarios de combustible, cifra que superó en 3% el consumo del 2012.

PDVSA registró al cierre de 2013 una "ganancia integral" de 12.907 millones de dólares y superó en más del doble los beneficios de 2012 que fueron de 5.149 millones de dólares, según señalan los estados financieros de la empresa.

Los ingresos de la corporación estatal en el 2013 fueron de 134.326 millones de dólares, un incremento de 5,2% en comparación con el año anterior.

PDVSA concluyó el 2013 con una deuda financiera de 43.384 millones de dólares, muy por encima de la alcanzada en el 2012 que fue de 40.926 millones de dólares.

El posible incremento de la gasolina fue asomado a finales del año pasado por el vicepresidente Jorge Arreaza quien dijo que el gobierno iba a estudiar un ajuste del precio y abrir consultas sobre el tema en todo el país.

La gasolina, que se vende a cerca de un centavo de dólar por litro, es considerada un tema sensible en el país luego que en 1989 un incremento del combustible desató unas violentas protesta callejeras en Caracas, conocidas como el "Caracazo", en las que murieron varios centenares de personas. El último ajuste de la gasolina se realizó en 1997.