Honduras se despide sin triunfos ni técnico

Al menos quedará el recuerdo de su primer gol mundialista en 32 años.

Honduras se despide de la Copa del Mundo de Brasil con tres derrotas, ocho goles en contra y sin técnico, luego que Luis Fernando Suárez anunció que no seguiría al mando instantes después del revés 3-0 ante Suiza que el miércoles decretó su eliminación.

A falta de lo que termine de hacer Estados Unidos en su choque ante Alemania el jueves, Honduras sería el único de los cuatro representantes de la CONCACAF que desentonaron en el torneo. Costa Rica y México, los otros dos, avanzaron a los octavos de final.

Sin que medien atenuantes, la evaluación es de reprobación. Honduras debutó perdiendo 3-0 ante Francia, partido en el que salió exclusivamente a defenderse. Se adelantó en el marcador del siguiente compromiso, pero al final sucumbió 2-1 ante Ecuador.

Ese partido ante Ecuador dejó tal vez lo más rescatable de la expedición hondureña. El gol convertido por Carlo Costly puso fin a una sequía de 511 minutos sin anotar en los mundiales, remontándose a España 1982.

Lo que no pudieron hacer fue festejar su primera victoria en tres mundiales, y en este torneo se puede decir que dieron un paso comparado con Sudáfrica 2010. El técnico Suárez y sus jugadores subrayaron el valor de haber acudido a dos campeonatos consecutivos.

Honduras se fue de España 1982 con una cosecha de dos puntos, productos de empates ante los locales e Irlanda del Norte. Hace cuatro años, si bien no facturó goles, rescató un empate con Suiza en la última fecha.

"Para la gente, dirán que fracaso, pero para nosotros nos queda la experiencia", dijo Costly.

Más crítico fue el volante de contención Wilson Palacios, quien fue expulsado en el debut ante Francia.

"Es mi segundo Mundial y la verdad que no... no nos fue muy bien", dijo el jugador del Stoke City del fútbol inglés. "Ya tengo 29 años, pero vamos a ver qué pasa más adelante".

Al anunciar su decisión de no continuar, una que Suárez aseveró tomó minutos después de acabado el partido, el entrenador colombiano afirmó que "por el bien mío y por el bien de Honduras, un cambio es necesario".

Defendió su proyecto: "Se hizo un buen ejercicio, no estoy satisfecho por el Mundial, pero si por todo lo que se dio en el proceso, un proceso de cambio generacional".

Aunque Suárez insistió que "este grupo a futuro va a dar de qué hablar", el hecho es que la media de edad del plantel mundialista de Honduras fue de 28.56 años. Y pilares como Costly, Palacios, el defensor Maynor Figueroa y los volantes Roger Espinoza y Boniek García pasan o rozan los 30 años. Con 21 años, el volante ofensivo Andy Nájar es quien más sobresale entre los que podrían señalarse como jugadores con proyección.

"Hay cosas para mejorar, el trabajo de divisiones de menores todavía hay mucho que hacer", dijo Suárez. "La base todavía no se trabaja como debe hacerse".

Espinoza clamó por seguir trabajando: "Es nuestra segunda vez seguida en un Mundial y solo hemos ido a tres mundiales, hay que ir al siguiente, hay que ir mejorando, la era de jugadores que tenemos va mejorando".

"Esto queda de aprendizaje", añadió.

Suárez hurgó por cosas positivas. Después de todo, durante las eliminatorias, Honduras consiguió una memorable e inédita victoria de visita ante México.

"Espero que haya significado algo la clasificación a este nuevo Mundial. Ojalá me recuerden con algún aprecio, algún afecto", indicó. "Hoy me voy más tranquilo porque creo que no es un fracaso, durante tres años le entregué a estos jugadores".