Cuatro puntos no le alcanzaron a Ecuador

Ecuador le ganó a Honduras, rescató un empate contra los franceses y tuvo a los suizos en un puño. Su goleador Enner Valencia marcó tres tantos y, en el último partido, su arquero Alexander Domínguez brilló a gran altura.

Parecería que el equipo cumplió con creces en una Copa del Mundo en la que muchos lo consideraban poco más que un invitado. Pero cuatro puntos no le alcanzaron para conseguir el objetivo que sus jugadores y su técnico se habían trazado: avanzar a los octavos de final para igualar el máximo logro en la historia de este fútbol, en Alemania 2006.

"Tratamos de responder con verdaderos monstruos del fútbol, jugar contra ellos es algo que te motiva todavía más", dijo el técnico Reinaldo Rueda. "Pero más allá de eso nos hubiera gustado conseguir los tres puntos que nos dieran el pase a la siguiente ronda del Mundial".

Y es que muchos obstáculos se atravesaron en el camino de esta selección, antes y durante el Mundial.

En junio del año pasado, perdió a su goleador Christian Benítez, quien se había destacado durante la eliminatoria y falleció en Catar por un problema cardiaco congénito.

Comenzando el Mundial, la fortuna pareció sonreírle a la Tricolor, que apenas a los 22 minutos del primer partido tomó ventaja por 1-0 ante una Suiza de la que todos hablaban maravillas en la antesala de Brasil.

Pero no pudieron conservar esa ventaja. Suiza comenzó el segundo tiempo anotando y Haris Seferovic los fulminó literalmente en el último segundo del partido.

"Me parece que este torneo es muy corto y quizá pagamos lo que pasó en el primer partido ante Suiza", reconoció Rueda. "Ellos tuvieron más experiencia, más madurez. Después de aquello y sabiendo que nos quedaba Francia era muy complicado pasar".

Ese punto perdido ante los helvéticos fue creciendo hasta convertirse en una losa que terminó por aplastar a los sudamericanos, quienes hicieron el esfuerzo heroico ante Francia en su último encuentro pero no pudieron pasar del 0-0. Francia se clasificó con siete puntos y Suiza con seis (que pudieron haber sido cuatro), mientras que los ecuatorianos quedaron con cuatro (que habrían llegado a cinco con aquel empate).

Pesó además el flojo desempeño de Antonio Valencia durante el certamen. El mediocampista, quien recién prolongó su contrato con el Manchester United hasta 2018 y aportó cinco goles en la eliminatoria sudamericana, se marcha de Brasil sin un solo tanto en su cuenta goleadora, convertido en sombra durante los primeros dos encuentros y en villano durante el último partido, cuando recibió la tarjeta roja tras una barrida sobre Lucas Digne, en los albores del segundo tiempo.

"Algunos jugadores no dieron el nivel. Venían de semestres bastante flojos y eso se ha notado", dijo Rueda sin hacer referencia directa a Valencia. "Creo que además nos faltó eficacia en el área".

Y contra Francia, el arbitraje tampoco estuvo del lado de Ecuador. Mucho antes de que Valencia viera la roja directa, Francia debió haberse quedado también con 10, por un codazo que Mamadou Sakho propinó al rostro de Oswaldo Minda, en un tiro de esquina a favor de los europeos.

"No sirve mucho hablar de eso, pero es una pena todo lo que sucedió. Soy respetuoso con los árbitros y no hay nada que hacer al respecto. Sufrimos la baja del hombre más experimentado y ante una Francia con muchas virtudes", opinó Rueda. "Creo que ninguna decisión arbitral en este torneo nos favoreció".

Pese a la eliminación, que provocó llanto en los jugadores sobre la cancha del Maracaná y en las decenas de miles de hinchas que coparon el graderío, hay señales positivas para la Tricolor del futuro.

Con 25 años, Enner Valencia puede llegar a Rusia convertido en un goleador temible. Sus tres tantos en Brasil podrían ponerlo pronto en un sendero que lo lleve del Pachuca mexicano al fútbol europeo, donde podría consolidarse como artillero.

Y el arquero Alexander Domínguez, de 27 años, fue un dique infranqueable para los franceses, con al menos cuatro atajadas espectaculares a disparos muy difíciles.

"¿Mi futuro? Ahora deben ser ellos (los dirigentes de la federación) los que decidan si el trabajo es bueno o no. Lo importante es que han salido jugadores como Enner Valencia o Alexander Domínguez que cuando llegué al cargo no estaban en la (selección) absoluta", dijo Rueda. "Eso es muy importante para el fútbol de Ecuador".