Mundial: Benítez, un recuerdo latente para Ecuador

Ecuador no ha querido usar públicamente la figura de Christian Benítez, pero de alguna forma el recuerdo del artillero fallecido no abandona a la Tricolor en su momento más decisivo.

"Su recuerdo está muy latente en el grupo, está ese compromiso espiritual con el compañero que tuvo esa ilusión de estar acá con nosotros", dijo el martes el técnico Reinaldo Rueda en la víspera del partido contra Francia. "Aunque no lo hemos utilizado como ninguna estrategia ni como ningún argumento para estimular el grupo".

"El grupo sabe lo que nos jugamos. Es algo que está intrínseco en el grupo", añadió.

Ecuador se enfrenta el miércoles a Francia, a la que debe ganar si no quiere depender de otros resultados para avanzar a los octavos de final. En su tercer Mundial, la selección de Rueda quiere al menos igualar lo logrado en Alemania 2006, cuando superó la fase de grupos y quedó apeada por Inglaterra en segunda ronda.

"Hay jugadores que son profesionales toda la vida y no llegan al Mundial", señaló Rueda. "Dije a mis jugadores que valoren este momento que nos ha dado Dios y el fútbol".

A Brasil no llegó Benítez. Ecuador ha interiorizado el recuerdo de su compañero. El delantero murió repentinamente en julio del 2013 en Catar a causa de una enfermedad congénita de corazón. Autor de 24 goles en 58 partidos como internacional, su papel fue decisivo en las eliminatorias sudamericanas.

Y formaba parte de una plantilla más o menos estable que viene jugando junta desde hace tres años.

"En estos tres años, nos hemos aprendido a conocer", explicó el entrenador. "Hay buen clima, buena relación, de respeto, de armonía".

El rol de Benítez en el ataque ecuatoriano quedó en manos de Enner Valencia, al que no le está yendo nada mal. El delantero del Pachuca mexicano suma tres goles --todos los que convirtió Ecuador en Brasil-- en dos partidos. Buena parte de lo que suceda contra Francia en el estadio de Maracaná dependerá de su acierto ante una de las pocas selecciones europeas que sí está respondiendo a las expectativas.

"Los goles en un Mundial son algo que uno sueña de niño y gracias a Dios se me está cumpliendo ese sueño", dijo Valencia tras su doblete contra Honduras. "Lo más importante para mí es que el grupo pueda obtener la clasificación a los octavos de final".