Seguridad para evitar líos en partidos de Colombia

Las autoridades de dos localidades del noreste del país decidieron el martes decretar el toque de queda para menores de edad y así evitar los desmanes que se presentaron en los dos primeros partidos de la selección colombiana de fútbol en el Mundial Brasil-2014.

La determinación fue adoptada por las alcaldías de las ciudades de Cúcuta y Sogamoso, ubicadas en los departamentos de Norte de Santander y Boyacá y a 400 y 180 kilómetros al noreste de Bogotá.

Colombia venció el martes a Japón 4-1.

"Se tomaron estas medidas tanto de la ley seca (y la) del toque de queda para menores de edad", explicó el funcionario por teléfono a The Associated Press, "debido a la turba, los desmanes y disturbios que sucedieron cuando jugó Colombia contra Costa de Marfil, donde hubo 30 menores de edad detenidos, tres policías heridos y varios centros comerciales semidestruidos".

El toque de queda en Sogamoso para menores de edad rige desde las ocho de la noche del martes hasta las ocho de la mañana del miércoles.

La medida de la jornada se tomó para evitar inconvenientes tras el juego con Japón.

Los dirigidos por el técnico argentino Néstor Pékerman ya están clasificados para los octavos de final del mundial brasileño y, de acuerdo con el alcalde Pérez, no se descarta que se tome idéntica medida para el próximo enfrentamiento de Colombia ante Uruguay el sábado.

En tanto, el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, hizo una invitación al respeto, a la convivencia y la tolerancia para evitar heridos y víctimas mortales en las celebraciones después del juego entre colombianos y japoneses.

"Si hay un solo muerto, ningún triunfo vale la pena", enfatizó Iragorri.

El funcionario recordó que durante el primer partido en el que Colombia derrotó 3-0 a Grecia se reportaron nueve muertos y en el segundo dos más, incluida una menor de edad.

Según el reporte oficial en algunas regiones del país las autoridades locales tomaron medidas para garantizar el orden público. Algunas de estas son ley seca para las ciudades de Sogamoso, Pasto, Palmira, Cali, Bucaramanga, Neiva, Cúcuta y Bogotá. Restricción de motocicletas en Sogamoso, Yopal, Valledupar, Montería, Pasto y Palmira.

Además de restricción de parrilleros en motocicletas en Armenia, Bucaramanga, Pereira y Cúcuta. La prohibición de porte de armas se decretó en Bogotá, Sogamoso, Cali y Cúcuta y la prohibición de caravanas en Buenaventura, Bucaramanga y Sogamoso, entre otras.

Iragorri también advirtió sobre la oportuna denuncia por parte de los ciudadanos a la fuerza pública para evitar tragedias y garantizarles a los colombianos un día de alegría y no con líos entre la gente.

El subcomandante de la policía metropolitana de Bogotá, coronel Juan Carlos Vargas, advirtió que en esta capital no ha habido grandes desmanes. Precisó, sin embargo, que en los dos primeros juegos de Colombia hubo 350 detenidos por violar la ley seca.

Unos 18.000 policías velan por la seguridad en la capital colombiana.

Marcos Ventura, propietario del restaurante Ventura, al norte de Bogota, dijo que aunque su negocio no se ve muy afectado por la medida de la ley seca, "parece que toca (aceptarla) por el mal comportamiento de la gente".