NY: Acusado en caso Madoff se declara culpable

Un socio directivo en una firma contable de Nueva York se declaró culpable el martes, en un acuerdo para cooperar con el gobierno, al afirmar que cumplió sin quererlo un papel en la "pirámide horrenda y maligna" del financista Bernard Madoff.

Paul Konigsberg, de 78 años, se declaró culpable de asociación ilícita y falsificación de libros contables ante una corte federal en Manhattan y aceptó entregar dinero y propiedades por valor de 4,4 millones de dólares. La sentencia se conocerá el 19 de septiembre.

Los fiscales dijeron que era la única persona fuera de la familia Madoff que poseía una pequeña parte del negocio de inversiones privadas de Madoff, denunciado en 2008 como un gigantesco fraude.

Madoff, quien purga una pena de 150 años de prisión, confesó en 2009 que era falso que administrara 68.000 millones de dólares porque había derrochado todo menos un par de cientos de millones de los 20.000 millones de dólares que sus inversionistas le confiaron.

Konigsberg dijo a la jueza Laura Taylor Swain que a veces se ponía de acuerdo con empleados de Madoff para devolver a la firma los documentos preparados para los inversores para que los empleados modificaran la información sobre los papeles negociados. Pero dijo que no sabía que las operaciones no se habían realizado.

"Yo no estaba al tanto de la pirámide horrenda y maligna de Madoff", dijo Konigsberg.

Konigsberg era un socio encargado de impuestos de la firma Konigsberg Wolf & Co. cuando realizó operaciones para ciertos clientes de Madoff desde principios de la década de 1990, dijo el fiscal Matthew Schwartz.

Agregó que al descubrirse el fraude, Konigsberg había manejado más de 300 cuentas privadas de Madoff.