Brasil se tonifica tras ganar su grupo

La victoria fue tal vez ante un oponente con las valijas preparadas para el viaje de vuelta a casa, pero para el anfitrión Brasil fue tonificante con miras a lo que sigue en la Copa del Mundo.

Lejos de convencer en sus primeros dos partidos del torneo, Neymar y compañía redondearon su mejor actuación en la goleada 4-1 ante Camerún el lunes.

El triunfo certificó el pase de Brasil a los octavos de final como primero del Grupo A, pero mucho más importante fue que reanimó las ilusiones de una expectante afición tras el mediocre desempeño previo.

Para los jugadores, lo vital fue el nivel mostrado por la selección. Palabras más, menos, Brasil es un aspirante de primera línea al título.

Pero el siguiente rival no será otro Camerún, un equipo rendido. Ahora viene Chile, una selección que destila ambición, el sábado en Belo Horizonte.

"Teníamos la convicción de que podemos jugar mucho mejor", declaró el delantero Hulk. "Al fin pudimos exhibir nuestro mejor versión".

Brasil la pasó mal en su partido inaugural ante Croacia, en el que debió remontar un madrugador autogol y acabó imponiéndose 3-1 con la complicidad de un dudoso penal en la segunda mitad. La 'selecao' procedió a empatar 0-0 con México, que desperdició varias buenas ocasiones de gol durante el duelo.

"Se vio la esencia del Brasil de siempre", subrayó el atacante Fred. "Encerramos al rival como queríamos desde el principio. Lo intentamos en los primeros dos partidos, pero no se pudo. Anduvimos más o menos en el primero, mejoramos un poco en el segundo y el progreso fue mejor ahora".

Si hay alguien salió aliviado de la victoria ante Camerún, ese fue Fred. Marcó su primer gol en el torneo, aplacando el coro de críticas que venía recibiendo.

"No me afectaba que no había anotado un gol, sino que el equipo no estaba jugando bien", comentó Fred. "Todo el equipo levantó su desempeño".

Neymar marcó dos goles en el primer tiempo y Fernandinho puso cifras definitivas ante los casi 70.000 aficionados en el Estadio Nacional de la capital brasileña.

Pero los brasileños se llevaron un susto, luego que Camerún logró empatar transitoriamente tras el primer gol de Neymar. Ese gol camerunés fue tras un grosero error defensivo, en el que el lateral derecho Dani Alves fue desbordado.

Alves reconoció que de ahora en adelante no pueden darse el lujo de cometer errores.

"Ahora es cuando el Mundial empieza de verdad", dijo Alves. "Superamos la fase de grupos y vamos a la segunda etapa, donde los errores se pagan más caro".

Brasil conquistó la Copa Confederaciones el año pasado y además encadenó una buena racha de resultados en sus amistosos, con lo que encaró su Mundial con la sensación de que está en condiciones de proclamarse campeón del mundo por sexta vez.

Ganarle a Camerún le permitió a Brasil acabar primero en su llave. Así evitó toparse con Holanda, su verdugo en los cuartos de final hace cuatro años en Sudáfrica. En cambio, ahora se las verán con Chile, el rival sudamericano al que han vencido tres veces en los mundiales, incluyendo un triunfo 3-0 en la instancia de octavos en Sudáfrica.

"Estamos casi en el nivel que necesitamos tener para la segunda fase", sostuvo el técnico Luiz Felipe Scolari. "Comenzamos la etapa de grupos en un nivel inferior en comparación a lo que hicimos en la Copa Confederaciones. Vamos subiendo día tras día".